RGPD - Cookies
Destacados Sucesos

La Policía Local capturó este domingo cuatro serpientes en otros tantos puntos de Vigo

En lo que va de año se han superado ya la mitad de todas las intervenciones realizadas para capturar serpientes que la Policía Local llevó a cabo en 2018.

En total la Unidad de Medio Ambiente actuó ya en 19 ocasiones, de las cuales 4 se trataron de ofidios muertos y “un episodio que podía catalogarse como falsa alarma”.

El primer servicio se produjo a principio del mes de marzo, en el entorno del río Lagares; el día 19 de ese mismo mes se vio el primer ofidio en zona urbana, en la Avenida de Castelao, observándose una serpiente pequeña suelta en la acera, al lado hay una tienda de animales. Se trataba de una cría de serpiente autóctona que se devolvió a su hábitat.

Este mes de mayo “se han dado 12 avistamientos, siendo especialmente activa la semana pasada”.

El viernes, día 24, se produjeron dos casos uno en la zona de Camposancos en la finca de una vivienda particular cuyos propietarios observaron un ejemplar atrapado en una red.

La serpiente, mediante un meticuloso trabajo de los agentes, fue liberada de la citada red. El ejemplar media aproximadamente 1,20 cm y “mostró una actitud sumisa y tranquila como si fuese consciente de que trataban de ayudarla”.

El otro sobre la 1 de la tarde, en Samil. La serpiente se metió en un vestuario público donde enroscada permanecía inmóvil. Ambos ejemplares como viene establecido por protocolo posteriormente fueron liberados en su hábitat natural.

Otros cuatro episodios más se vivieron este domingo: el primero a las 12:21 horas en la rúa Carrasqueira donde fue visto un ofidio enroscado en el centro de la calzada, “constatando los agentes que estaba muerta”; a las 15:04 horas en Arquitecto Desiderio Pernas, una serpiente de unos 70 centímetros se introdujo en el aseo de una casa. “Se comprobó que se trataba de una culebra bastarda, que fue recogida para soltarla en su hábitat natural”.

Otra llamada más se realizó a las 16:28 horas desde Camiño Mide, encontrando el dueño de una finca una serpiente en su propiedad. Se comprobó que también se trataba de una culebra bastarda, recogida y liberada.

El último episodio se produjo pasadas las 5 de la tarde en Doutor Corbal, “esta vez el reptil, que se había introducido en un garaje, medía aproximadamente 1.50 metros”.

Las temperaturas de los últimos días “activan a estos reptiles que despiertan hambrientos volviéndose muy activos”. En todo caso, desde la Policía Local se indica que “no son agresivos de hecho suelen evitar el contacto humano y no están acreditados casos de ataques en los últimos años”.

También te puede interesar