Vigo al día

Hace 8.000 años Vigo y parte de su ría eran un bosque

Texto: Antonio A./Imágenes: GESIT ARQUEOLOXÍA/Esa es una de las conclusiones a las que ha llevado a los arqueólogos el estudio de restos de ramas y troncos encontrados a 13 metros de profundidad en Rosalía de Castro.

El equipo de GESIT Arqueoloxía, dirigido por doctor Mario Cesar Vila, realizó el hallazgo el pasado mes de agosto, cuando trabajaba en las parcelas 4-5 y de Rosalía, en una obra de la promotora Unión Hotelera Galega.

Un bosque de hace 8.000 años

Debajo de las salinas, excavadas en 2008, “aparecieron sedimentos de arena y lodos, bajo el nivel del mar” que conservaron en excelente estado restos de maderas y troncos que el Carbono 14 data en el año 6.000 A.C.

Este hallazgo muestra que “entonces la línea de costa estaría mucho más lejos que en la actualidad” y apunta a que parte de la Ría de Vigo, y de la ciudad sería, hace 80 siglos un amplio valle en el que había “un bosque de tipo continental atlántico”.

César señala que, gracias al grado de humedad que aportaron los lodos, los troncos y las ramas  “conservan la corteza y los anillos”, algo inédito hasta ahora en Galicia, donde se habían localizado sedimentos de maderas prehistóricas, pero nunca en estas condiciones, cantidad y calidad.

Estos restos están permitiendo al equipo de Dendrocronología, del Departamento de Botánica de la Universidad de Santiago (USC), en el Campus de Lugo, bajo la dirección del doctor Manuel Souto Herrero, realizar un estudio pormenorizado y precisar el tipo de árboles al que pertenecen.

Sin restos humanos

Mario César subraya la envergadura de este hallazgo, consolidada por dos datos que aumentaron el interés de los arqueólogos: la circunstancia de que “no hubiese restos de herramientas o materiales fabricados de carácter antrópicopo” y el hecho de que se trate de un bosque ‘caído’.

Estas particularidades muestran que el nivel del mar subió hasta lo que hoy es O Areal, Rosalía de Castro y García Barbón, tumbando los árboles y “dejando fosilizado un bosque que cayó”, tal y como se ha encontrado.

Extensión indeterminada

Mientras que con los rastros que quedan de las construcciones creadas por acción humana sí es posible fijar aproximadamente su superficie, el caso de las salinas que están en este mismo lugar es prueba de ello, no es lo mismo con vestigios naturales e flora. Por ello, intentar establecer qué  extensión ocupaba el bosque que cubría esta parte de Vigo aún no es posible.

Hacerse una idea más precisa necesitaría de diferentes estudios que proporcionasen información, además de en zonas terrestres, bajo el nivel del mar. El objetivo sería “intentar establecer el límite intermareal de la línea de la Ría”, realizándose  excavaciones a profundidades similares o superiores a las hechas en Rosalía de Castro, en aquellas obras que se acometan en las calles cercanas, o en la misma curva de nivel, con el fin de ir trazando el área que delimitaba ese bosque.

También te puede interesar