RGPD - Cookies
Destacados Nacional

@greenpeace_esp advierte «“Pedro, no te pases los derechos humanos por el arco del triunfo”

A primera hora de la mañana de este lunes, escaladoras de Greenpeace han colgado un gran meme de 240 metros cuadrados en el arco de Moncloa en Madrid -conocido como arco de la Victoria, un lugar muy cercano a la sede de la Presidencia del Gobierno- con la intención de mandar al presidente un mensaje: “Pedro, no te pases los derechos humanos por el arco del triunfo” y “No más armas para matar civiles”, relacionando la conocida expresión con la asignatura pendiente del Gobierno respecto los Derechos Humanos y su inacción en el cese de la exportación de armas que pueden ser usadas para vulnerar el derecho internacional.

Desde Greepeace indican que resulta especialmente preocupante el caso de la venta de armas a los países de la coalición saudí que participan en el conflicto de Yemen, en el que han perdido la vida miles de civiles. En este sentido, la organización pacifista pide al Ejecutivo que ponga fin a los envíos de armamento a Arabia Saudí y asuma sus obligaciones derivadas de la normativa en materia de comercio de armas.

Hoy más que nunca, Greenpeace exige firmeza y determinación al presidente ante la proliferación de los abusos contra los derechos humanos que se extiende por numerosos países del mundo. “En un día como hoy el Gobierno debe dar ejemplo de sus compromiso con los derechos humanos”, ha declarado Mario Rodríguez, director Greenpeace España. “No todo vale, para avanzar en calidad democrática hay que demostrar firmeza y determinación en el respeto a los derechos humanos”, ha añadido Rodríguez. La organización considera que el Gobierno de España tiene que comprometerse sin fisuras con el cumplimiento de los derechos humanos y le exige contundencia ante el panorama político nacional e internacional, plagado de discursos de miedo y odio que son una seria amenaza para los derechos y las libertades.

Respecto al comercio de armas, Greenpeace recuerda que son varios los países que han adoptado medidas restrictivas en relación a Arabia Saudí por su participación en la guerra de Yemen y en señal de repulsa por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. En lugar de vender armas a la coalición saudí, el Gobierno español debe sumarse a este creciente número de países, como Alemania, Países Bajos, Bélgica, Suiza, Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Grecia, Austria o Canadá.

También te puede interesar