RGPD - Cookies
Destacados Sucesos

El helicóptero de la Policía Nacional con base en Vigo tiene que realizar una «brusca maniobra» para no colisionar con un dron

Los hechos se produjeron el pasado mes de julio, cuando el helicóptero de la Policía Nacional con base en Peinador, con su tripulación al completo, regresaba a la citada base tras completar una misión en Ourense.

El piloto contactó con la torre de control del aeropuerto para informar de que entraba en el área de control. “Una vez autorizado el acceso, procedió a aproximarse al campo de vuelos, momento en el que el piloto al mando de la aeronave policial tuvo que realizar una brusca maniobra para no colisionar con un dron que se encontraba volando en sentido contrario”, indica el Cuerpo Nacional de Policía.

El piloto solicitó información de este objeto volador al controlador del aeropuerto, careciendo éste de información, por lo que se puso en su conocimiento la posición y altitud a la que se encontraba en esa zona, si bien no pudo ser localizado.

Dado el peligro creado por el dron, y el accidente que pudo haber causado, al vulnerar la normativa de uso y vuelo de ese tipo de aparatos, se inició una investigación policial para identificar al usuario del mismo, pudiéndose identificar con posterioridad a su titular, que fue propuesto para sanción ante la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Normas de vuelo de drones

Desde la Policía Nacional se recuerda que la normativa indica claramente que: los drones deben utilizarse fuera de espacio aéreo controlado, a más de 8 km del punto de referencia de cualquier aeropuerto o aeródromo y a más de 8 km de los ejes de sus pistas y su prolongación hasta 6 km desde el umbral de las mismas; no pueden sobrevolar aglomeraciones de edificios ni reuniones de personas; deben de mantener una distancia adecuada a obstáculos y sin poner en riesgo la seguridad de personas y bienes; dar prioridad a las demás categorías de aeronaves; su vuelo debe de ser de día, en condiciones meteorológicas de vuelo visual y dentro del alcance visual del piloto; los drones no pueden superar los 120 metros de altitud sobre el terreno o sobre el obstáculo más alto situado en un radio de 150 metros y, finalmente, hay que tener presente que el usuario del dron es responsable de los daños causados por el mismo.

También te puede interesar