Deportes Vigo al día

No hubo guinda en el pastel

at_cel_web_14516

No pudo ser, no pudo cerrar con victoria una temporada épica. El Celta cayó este sábado por 2 a 0 ante un Atlético de Madrid que salió a por todas, aunque no se jugara nada. Los de Berizzo, batalladores y serios no pudieron sacar los tres puntos del Calderón, donde se vivió un partido igualado y bronco que se le escapó en tan sólo dos minutos en el arranque de la segunda mitad.

Con los tres puntos los célticos también dicen adiós al quinto puesto de la clasificación, lo que lo lleva a tener que jugar la tercera ronda de clasificación para disputar la Europa League y posiblemente el playoff con los eliminados de la última ronda clasificatoria de Champions League.

Paciencia en el Calderón

Tras un arranque igualado, con ambos equipos presionando arriba, el Atlético dispuso de su primera ocasión tras una jugada a balón parado. El Celta fue poco a poco ganando posesión y generando peligro, siempre tras largas combinaciones y una buena dosis de paciencia para superar las siempre ordenadas y férreas líneas de medio campo y defensa del cuadro local.

La firme presión del Atlético fue minando a los célticos, que perdieron precisión y posesión y por tanto presencia ofensiva. Pasada la media hora de juego, apenas había ocasiones y al conjunto celeste le costaba combinar en la medular y enganchar con los de arriba. El Celta estuvo a punto de adelantarse en una jugada de estrategia entre Nolito y Orellana, pero Oblak logró despejar con apuros bajo palos. La primera mitad acabó con el Celta volcado en el área rival y una nueva intervención de Oblak a disparo de falta de Nolito.

Tras el descanso, el Atlético anotó a balón parado. Saque de esquina y remate a la red en el segundo palo de Torres. Y dos minutos después, Griezmann marcó el segundo tras un remate al larguero de Torres. Al Celta se le había escapado el partido en tan solo dos minutos. Los celestes se fueron arriba, arriesgando, en busca de un tanto que les metiese de nuevo en el partido. Lo intentaron con fe, pero sin acierto ante un rival bien organizado y con una poderosa zaga.

 

También te puede interesar