Sucesos Vigo al día

Los peritos visitarán hoy la nave incendiada, que tenía invertidos 18 millones de euros sólo en maquinaria

fandicosta04

Más de 18 millones de euros en maquinaria y más de 8.000 toneladas en pescado congelado. Son sólo parte de las pérdidas a las que se enfrenta la empresa frigorífica Fandicosta tras el incendio de ayer. Los peritos visitarán esta tarde la nave para hacer balance de los daños de un fuego que arrasó con el 50% de las instalaciones de la fábrica.

fandicosta03A lo largo del día se acercaron hasta la nave trabajadores y trabajadoras de la empresa, directivos y autoridades para ver in situ cómo había quedado tras el incendio, una imagen que “parecía un montaje”, como explica María del Carmen Currás, del turno de la mañana, que cuando salió a las 14 horas de su puesto de trabajo no se imaginaba lo que iba a pasar unas horas después. “A ver qué pasa ahora con nosotros, porque el que está trabajando aquí es porque lo necesita”, reconocía.

La dirección de la empresa se reunirá con el comité a lo largo de la semana para estudiar la situación, aunque ya les ha confirmado que parte del personal va a ser trasladado temporalmente a una de las empresas del grupo en Vigo y que se presentará un ERE temporal por causa mayor. La empresa tiene una plantilla de 220 empleados que puede llegar hasta los 400 en algunas épocas de mayor trabajo, pero todos miran “con preocupación pero optimismo el futuro”. “Es un golpe muy fuerte para la economía de la comarca, por eso las administraciones deben de implicarse”, pidió Eduard de Llano, miembro del comité de empresa.

Una implicación de las administraciones públicas que reclamaba la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, que exigía para Fandicosta el mismo trato que se dio a empresas que “sufrieron accidente de las mismas características”, como ocurrió por ejemplo con la fábrica de Campofrío en Burgos. “Todas las administraciones se volcaron en la recuperación de la actividad de la fábrica y de los puestos de trabajo”, aseguraba al tiempo que pedía “apoyo económico para restablecer el funcionamiento de las naves” o establecer “moratorias en el pago de cuotas a la Seguridad Social”.

carmelaPor su parte, la alcaldesa de Moaña, Leticia Santos, explicó que las condiciones de trabajo durante las labores de extinción fueron “muy duras”, recrudecidas en el momento en que empezó a llover y se tuvo que desalojar la zona, quedando solo los servicios de extinción ataviados con equipos de respiración. Como motivo de “prevención”, la regidora aclaró que como marca el protocolo hoy se suspendían las clases en el colegio CEIP Domaio, situado a apenas un kilómetro de distancia de la fábrica de Fandicosta y con unos 200 alumnos y alumnas.

La presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, visitaba también esta mañana las instalaciones y se reunía con el presidente de Fandicosta, Ángel Martínez, para transmitirle que “desde las administraciones estaremos al lado de la empresa y de sus trabajadores”.

 

 

 

También te puede interesar