RGPD - Cookies
Destacados Galicia

El Puerto se reunirá con Maersk para hablar de los inconvenientes de su marcha de Vigo

conselloautoridadportuaria

Responsables de la Autoridad Portuaria se reunirán el próximo 27 de abril en Algeciras con directivos de la multinacional Maersk para hacerles ver las «implicaciones negativas» que supondría abandonar Vigo y trasladar su tráfico de contenedores al puerto de Marín en mayo. Así lo anunció hoy el presidente del puerto vigués, Enrique López Veiga, tras una reunión extraordinaria del Consejo de Administración de la institución con el tema de la naviera danesa como único punto del día.

Según explicó López Veiga, la decisión de la naviera fue «inexplicablemente rápida» y «sujeta a unas cláusulas de confidencialidad» entre la multinacional y las terminales de Vigo, Marín y Vilagarcía para la licitación del contrato de carga y descarga de los contenedores que actualmente operan en el puerto vigués y que fue realizada a través de una subasta electrónica celebrada en la India de la que la propia Autoridad Portuaria viguesa no tenía conocimiento.

Mientras no se lleva a cabo esta reunión, se ha pedido a Puertos del Estado la adopción de medidas cautelares para remediar lo que se considera «una alteración de la competencia efectiva en la prestación de servicios portuarios que se produce entre las autoridades portuarias de Marín y Vigo». Además, se ha pedido que se haga un estudio exhaustivo de las condiciones laborales y de contratación de los trabajadores empleados por ambas terminales para establecer las posibles desventajas competitivas existentes entre ambos puertos.

No dar por perdido Maersk

Por su parte, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha advertido de una pérdida de eficiencia y competitividad por el incremento de costes en el caso del traslado de Maersk a Marín, ya que el número de contenedores que podrían salir de Vigo requiere también de un importante número de servicios portuarios como la agilidad en los Puntos de Inspección Fronteriza (PIF). Para el regidor no se trata sólo de un problema de empresas, sino de territorio, por lo que cree que «hay que tratar con Maersk la solución y no podemos darlo por perdido, hay que dialogar y convencer desde nuestra industria de que la decisión es mala».

También te puede interesar