RGPD - Cookies
Destacados Nacional

Pujol niega haber entrado en política por dinero y también haber sido un político corrupto

El ex president de la Generalitat ha negado este viernes que haya sido un político corrupto y también que hubiese recibido dinero a cambio de decisiones político-administrativas durante sus 23 años al frente de la institución, años en los que el único sueldo que cobró fue el que le correspondía por el cargo que ocupaba.

Sin contestar una sola pregunta sobre la fortuna de su familia, limitándose a hablar de la supuesta herencia de su padre, que tuvo 34 años oculta en el extranjero, el ex molt honorable, hasta ha acusado a parlamentarios y partidos políticos del Parlament de mentir.

En su discurso ante la Comisión de Asuntos Institucionales del Parlament (CAI), Jordi Pujol, ha asegurado que no ha hay corrupción ni trato de favor en el origen de los fondos en el extranjero sin regularizar que ha tenido su familia durante 34 años, ni sobre toda su trayectoria.

«La existencia de dinero en el extranjero puede ser muy criticada pero no presupone que su origen sea ilícito. No salió del erario público», según Pujol, que ha defendido que en su etapa al frente de la Generalitat intentó establecer puentes, buscar soluciones, evitar conflictos políticos y sociales y conciliar intereses, pero sin corrupción.

«Esto lo he hecho mucho, y en conjunto estoy satisfecho. Es el trabajo de un político que gobierna, pero para este trabajo nunca he cobrado, al margen de lo que era mi sueldo», ha explicado, tras destacar que también debe explicar quién era su padre y la relación que tenía con él para dar solidez a sus argumentos.

Ha asegurado que ni la situación judicial ni la comprobación fiscal y tributaria en la que se encuentra «limitará ni condicionará» sus explicaciones ante el Parlament, y ha remarcado que, más que de herencia, debería hablarse de un dinero legado por su padre a él.

Pujol ha dejado claro que no decidió introducirse en política para ganar dinero porque dinero ya tenía- ha enfatizado que  los negocios que impulsó su padre le llevaron a convertirse en un hombre rico, también en 1980 cuando murió, puesto que le dejó 140 millones de pesetas de entonces (unos 850.000 €) -y que si entró en política era porque quería cumplir su «obsesión» de tirar adelante un proyecto para Catalunya, al que ha dedicado su vida y recursos, y por el que ha perdido mucho.

 

También te puede interesar