RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

Estamos destruyendo el planeta a un ritmo sin precedentes en los últimos 300 años

Las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzaron niveles récord en 2013 y experimentaron un incremento sin precedentes en los últimos 30 años, según los resultados de un informe presentado en Ginebra por la Organización Meteorológica Mundial (OMM), una agencia de la ONU. La actividad del hombre tiene efectos directos sobre el cambio climático, advierten una vez más.

Las observaciones hechas por los expertos muestran que las concentraciones de dióxido de carbono (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N20) «alcanzaron nuevos máximos en 2013«, informa la OMM.

El dióxido de carbono es -entre los tres gases más importantes- el que más ha aumentado su concentración. Las observaciones muestran que la tasa de crecimiento del dióxido de carbono (CO2) del aire entre 2012 y 2013 representa el mayor incremento interanual en el período 1984-2013.

Esta es una de las conclusiones del boletín anual de la OMM sobre gases de efecto invernadero, que también indica que el ritmo actual de acidificación de los océanos no tiene precedentes en los últimos 300 años.

En 2013, la concentración de CO2 en la atmósfera representó el 142% de lo que era en la época pre-industrial (1750) y las de metano y nitrógeno, respectivamente, 253% y 121% de óxido.

«Debemos invertir esta tendencia reduciendo las emisiones de dióxido de carbono y de otros gases de efecto invernadero como medida generalizada», ha dicho Michel Jarraud a la luz de estos resultados. El responsable de la agencia científica de la ONU ha asegurado que «una acción internacional concertada frente a la aceleración del cambio climático es más apremiante que nunca».

Aproximadamente, una cuarta parte de las emisiones totales de CO2 son absorbidas por los océanos y otro tanto por la biosfera, con lo que amortiguan el aumento del CO2 en la atmósfera, aunque los océanos están pagando en particular las consecuencias de esto.

 

También te puede interesar