RGPD - Cookies
'Qué te cuentas?'

#Gaza: el Gobierno de Israel pretende que no se sepa que está matando civiles y carga contra la periodista Yolanda Álvarez

El gobierno de Israel no solo quiere seguir matando a la población civil de Gaza, sino que pretende, además, que nadie cuente que lo está haciendo. Así de claro lo ha dejado la portavoz de la Embajada de Israel en España, Hamutal Rogel, que ha cargado contra TVE por permitir las crónicas que está mandando desde Gaza su corresponsal Yolanda Álvarez, a la que acusa de ser una «correa de transmisión» de Hamás.

Rogel ha publicado un artículo en la página de la delegación israelí en Facebook, titulado «TVE en Gaza: activismo vs. periodismo». En el texto, asegura que hace casi un año que se incorporó como portavoz a la embajada y en este tiempo ha seguido al detalle los medios de comunicación «y en general, no me ha sorprendido el posicionamiento de cada uno de ellos en la cobertura de la actual crisis, excepto uno: Televisión Española».

«Desde el inicio de la crisis, la corresponsal de TVE en Israel, Yolanda Álvarez, se estableció en Gaza, convirtiéndose desde el primer momento en correa de transmisión de los mensajes, cifras, imágenes y datos de Hamás», afirma la responsable de Prensa y Comunicación de Israel en España.

«Las crónicas dramatizadas de Yolanda Álvarez, empezando por el abuso de adjetivos y siguiendo por las muy cuidadas puestas en escena, resultado de un casting y selección de escenarios al dictado de los intereses de Hamás, son, sin más, el producto de una activista. El activismo político no es, desde luego, periodismo, y transmitir propaganda no es informar».

Rogel se pregunta si alguien en su sano juicio «puede creerse que, tras más de tres semanas en Gaza, no ha tenido oportunidad de hablar y tomar imágenes de los almacenes de armas de Hamás, del lanzamiento de cohetes desde zonas habitadas, del uso de civiles para proteger los edificios (viviendas, escuelas, hospitales, mezquitas) desde los cuales los terroristas lanzan cohetes y misiles». «Lo intolerable no es que la señora Álvarez se dedique a la militancia y al activismo propagandístico, sino que un medio de comunicación público le dé cabida en sus informativos», concluye el artículo.

 

También te puede interesar