RGPD - Cookies
Internacional

Piden que se aclare la investigación médica con miles de recién nacidos en organismos dependientes de la Iglesia, en Irlanda

El arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, ha pedido la apertura de una investigación independiente dirigida por una alta instancia judicial sobre el hallazgo de 796 cadáveres de bebés en una fosa común en el monasterio de monjas de la orden del Buen Socorro en Tuam, en el oeste de Irlanda. La ministra de Justicia, Frances Fitzherald, ha nombrado a dos altos mandos de la Policía para dirigir la investigación, según informan medios irlandeses

«Creo que necesitamos una investigación completa. No tiene sentido investigar lo ocurrido en Tuam y después descubrir más», ha afirmado Martin en declaraciones a la televisión pública RTE.

«Tenemos que observar toda la cultura de las casas para madres y bebés. Se rumorea que allí se practicaron experimentos médicos», aseguró el arzobispo. «Son temas muy complicados y muy sensibles, pero la única manera de salir de este período particular de nuestra historia es descubrir la verdad», agregó.

De acuerdo con el ‘Irish Daily Mail‘, antiguos registros médicos muestran que entre 1930 y 1936 a los 2.051 niños recluidos en las casas para madres y bebés les dieron una vacuna contra la difteria producida por la compañía internacional de medicamentos Burroughs Wellcome.

«Sin embargo, el hecho de que los informes de estos experimentos fueran publicados en las revistas médicas más prestigiosas sugiere que dichas pruebas con seres humanos fueron ampliamente aceptadas por los médicos y facilitadas por las autoridades a cargo de las instituciones residenciales para niños», explica Michael Dwyer, historiador de la Universidad de Cork, quién investigó decenas de miles de ejemplares de revistas médicas y los archivos sobre la tragedia de Tuam.

 

También te puede interesar