RGPD - Cookies
'Qué te cuentas?'

Lo que no te mata, te hace más fuerte

La empresa Villamar 2000 ha sido clausurada por entregar comida en estado putrefacto o caducado destinado a centros educativos y hospitalarios. La distribuidora pertenecía a una sociedad familiar vinculada con diversos productos alimenticios como conservas, pescado, pasta o mermeladas.

Los agentes policiales averiguaron que se falsificaban las fechas de caducidad de los productos, y los almacenes de comida carecían de las condiciones higiénicas obligatorias. Además, los vehículos de reparto de mercancías, que disponían de refrigeradores no funcionaban; o se distribuía en furgonetas sin el sistema de frío necesario.

Los agentes efectuaron un registro en la empresa, hallando disolventes para borrar las fechas de caducidad, etiquetas en blanco para grabar las nuevas datas, así como productos caducados y posteriormente manipulados. Los tres propietarios han sido acusados de varios delitos: de falsedad documental, por incumplimiento de los derechos del trabajador, y contra la salud pública. Por esta última infracción, se han imputado cinco empleados a mayores.

 

También te puede interesar