Vigo al día

Javier, con rotura de escafoides, uno de los más de 200 vecinos que sufren accidentes, cada mes, en las calles de Vigo

Javier Ángel Álvarez es uno de las decenas de vecinos que sufren algún tipo de accidente en la calle debido a deficiencias en la misma. Hace unos días, a la altura del número 28 de la Avenida de Madrid, a causa del mal estado de la acera, Javier se cayó y se produjo la rotura del escafoides de la mano derecha.

Estado de la acera de la Avenida de Madrid

Inmediatamente llamó a la Policía Local que le tomó los datos, además, sacó fotografías del lugar del accidentes, de la rotura de varias losetas de la acera, en las que se tropezó, y fue a Urgencias al Hospital Xeral. Allí le atendieron y, tras comprobar que se trataba de una fractura, extendieron el correspondiente parte de lesiones.

Javier sufre rotura del escafoides de la mano izquierda

Con todo ello, Javier, presentó una denuncia en el Rexistro del Concello, para reclamar, “que arreglen esa parte de la Avenida de Madrid, por la que pasan decenas de personas cada día, muchas de ellas mayores y que están en peligro de hacerse daño”, y para que le indemnicen puesto que la rotura le impedirá realizar su vida normal durante varias semanas.

Cada mes, los desperfectos en calles de Vigo-como un tapa de saneamiento fuera de sitio, una baldosa suelta, los rodapiés de los árboles, contenedores mal colocados, desperfectos en las aceras- provocan una media de 8 accidentes al día de los cuales apenas una tercera parte acaban en reclamación por daños al Concello.

Este número, según datos a los que ha tenido acceso vigoalminuto, ha descendido en los últimos tres años, pese a lo cual, anualmente, las arcas municipales pagan indemnizaciones que superan los 44.000 €. A ellas hay que sumar las que deben asumir las concesionarias de servicios como el agua o la limpieza, que ascienden, de media, a unos 27.000 € cada año.

La mejor manera de reclamar es, una vez que se ha sido víctima de un accidente, da igual si es un tropezón o la caída en un paso de cebra mal pintado o porque hay aceite en la acera, llamar a la Policía Local para que haga un parte de atestados. Por supuesto, si hay testigos del accidente, tomar sus datos; acudir a un centro médico, para que emita el correspondiente certificado de lesiones – o parte de baja laboral- , si hay gastos, guardar las facturas y, con todo ello, presentar una reclamación en el Rexistro Xeral del Concello.

En ocasiones el propio ayuntamiento admite la reclamación y paga la correspondiente indemnización aunque, la mayoría de las veces no es así y el paso siguiente es acudir al juzgado. Es un trámite mucho más largo, pero la realidad es que los jueces obligaron a pagar al Concello casi dos veces más indemnizaciones de las que admitieron los propios servicios municipales: solo un dato, en 2011, esa cantidad superó los 72.000 €.

 

También te puede interesar