RGPD - Cookies
Destacados

São Paulo lucha por eliminar «Cracolandia» y promete empleo más alojamiento a los drogadictos

En las últimas semanas, en las calles de ‘Cracolandia‘ se asentaron 400 minichabolas donde residen en su mayoría consumidores de crack, uno de los mayores problemas que afrontan las administraciones públicas de Brasil y de Sudamérica.

El alcalde de São Paulo, Fernando Haddad, decidió pagarles alojamiento a los drogadictos y darles un pequeño empleo a cambio de que abandonen las barracas. Esta medida conocida como Bolsa-crack, solo será apta para quienes se encuentren en tratamiento médico. La decisión forma parte del proyecto Brazos Abiertos, que abrió hace tres meses un edificio de 25.000 metros cuadrados para trabajar con vagabundos adictos a los narcóticos.

En 2012, un proyecto llamado Centro Legal del anterior alcalde, fracasó al intentar forzar el internamiento de los drogodependientes mediante la acción policial, lo cual derivó en una fuerte oposición ciudadana. El Ministerio de Salud de Brasil estima que unos 600.000 jóvenes son adictos al crack en el país, estableciendo a São Paulo como la ciudad más afectada a nivel mundial por los mencionados estupefacientes.

También te puede interesar