RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

El discurso del Rey deja entrever su senilidad

Titubeante, torpe y con síntomas evidentes de ancianidad. Así puede resumirse la aparición del Jefe del Estado, con motivo de la celebración de la Pascua Militar, en el Palacio Real, durante la que es su primera salida de La Zarzuela desde que fue operado por tercera vez de la cadera.

Aunque se habían difundido expectativas optimistas sobre su estado y su recuperación, en especial después de su discurso de Nochebuena –en el que dejó claro que seguiría en la Jefatura del Estado-, la escena de este lunes ha aumentado las dudas sobre su estado de salud y, además, sobre su capacidad para seguir desempeñando el puesto.

El Rey pronunció el discurso principal en el Salón del Trono con un esfuerzo evidente, pronunciando mal, equivocándose y haciendo largas paradas. Aunque fue breve, estuvo de pie, dejando durante esos minutos las muletas y la silla, que sí ocupó durante el discurso del ministro de Defensa.

 

También te puede interesar