RGPD - Cookies
Cultura

Francisco, «no soy marxista, pero no me ofende que me lo llamen»

El cardenal Rouco debe de estar revolviéndose después de leer la entrevista que ha concedido el Papa al diario ‘La Stampa’. En la misma, Francisco afirma que no es marxista, aunque no se siente ofendido cuando se lo llaman, «la ideología marxista está equivocada, pero en mi vida he conocido a muchos marxistas buenas personas, por eso no me siento ofendido».

El Papa señala que su mayor preocupación es «la tragedia del hambre en el mundo» que, en su opinión, tiene solución con la cooperación de todos, por lo que exhorta a «dar de comer a los hambrientos». En este sentido, Francisco asegura que con los alimentos desperdiciados cada día se podría dar de comer a muchísimas personas y hacer que los niños que lloran de hambre dejen de hacerlo.

«En el mundo tenemos suficiente comida para acabar con el hambre. Si trabajamos con la asociaciones humanitarias y nos ponemos de acuerdo en no desperdiciar comida, haciéndole llegar comida quien la necesita, habremos contribuido a resolver la tragedia del hambre en el mundo», propone durante la entrevista.

El Papa vuelve a hablar de la economía, que tanto ha criticado durante estos primeros meses de pontificado y que, a su juicio, «mata». «Cuando hablo de economía no hablo desde el punto de vista técnico. Había la promesa de que cuando el vaso rebosara los pobres se favorecerían, pero sucede a menudo que cuando el vaso está lleno, de pronto se hace grande y su contenido nunca llega a los más necesitados», critica.

 

También te puede interesar