RGPD - Cookies
Sucesos

Rescatados diez niños usados por mafias para facilitar la llegada de pateras a Melilla

La Guardia Civil ha rescatado a 10 menores que eran utilizados por mafias de trata de seres humanos para facilitar el acceso a Melilla de inmigrantes en situación irregular, y ha imputado a 12 personas que, ante su desesperación por llegar a territorio español manifestaban ser sus padres biológicos con el fin de garantizarse un procedimiento preferencial para acceder a Europa o para evitar un procedimiento de expulsión.

Según ha explicado la Guardia Civil en un comunicado, las mafias suelen lucrarse utilizando tanto a estos niños como a las personas que intentan acceder a nuestro país a cambio de dinero. Los menores rescatados, que eran captados y comprados en terceros países por organizaciones dedicadas a la trata de seres humanos, se encuentran bajo la tutela de los servicios sociales de la Ciudad Autónoma de Melilla.

Las investigaciones para esta operación, bautizada ‘Herodoto’, comenzaron el pasado año, cuando la Guardia Civil detectó un nuevo procedimiento utilizado por las mafias internacionales que tratan con seres humanos. Esta operación consistía en embarcar en pateras a mujeres con menores de edad, previo pago de entre 1.500 a 2.000 € por persona, para acceder a la ciudad de Melilla.

Tras las primeras investigaciones los agentes determinaron que esos menores podrían no ser los hijos biológicos de quienes decían ser sus madres o conformaban una unidad familiar.

Por este motivo se puso en marcha un protocolo de actuación en el que han colaborado INTERPOL, la Fiscalía de Menores, autoridades judiciales, el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), la Dirección General del Menor y la Familia de la Consejería de Bienestar Social y Sanidad de Melilla, así como la Universidad de Granada.

En el marco de este protocolo se realizó la prueba de ADN a 12 personas de procedencias subsahariana y argelina, con las que se ha puesto de manifiesto que en 10 casos no había vinculación biológica con los supuestos progenitores.

Los menores eran captados y comprados en terceros países por las organizaciones dedicadas a la trata de seres humanos. Posteriormente eran entregados a inmigrantes adultos, también captados por estas redes para ser explotados en Europa. De esta forma la organización se aseguraba que los menores actuaban de «seguro o salvoconducto», en su objetivo de acceder por vía marítima a Melilla.

Las mafias embarcaban a los adultos junto a los menores en pateras poniendo en riesgo sus vidas, salud e integridad física. Según informa las mismas fuentes, e n una ocasión se recuperó el cuerpo de un menor fallecido por ahogamiento en el mar, cuyo cadáver no fue reclamado por ninguno de los inmigrantes que iban en la patera.

 

También te puede interesar