SOS Niños Robados Vigo al día

La joven viguesa que podría haber sido adoptada irregularmente, ya sabe quién es su madre biológica

Noemí Lima, la joven viguesa que se enteró a los 11 años que había sido adoptada y que ha denunciado en el juzgado que su caso podría tratarse de una adopción irregular, ya sabe quién es su madre biológica. Se trata de una mujer joven que, en contra de lo que se había publicado, no vive en la ciudad, y que tuvo a Noemí a los 17 años en el antiguo Hospital Municipal – el actual Nicolás Peña-.

El caso adquirió relevancia por el hecho de que en la adopción interviniese, desde el mismo alumbramiento de Noemí, una monja, Pilar Hoyos, actual directora de la Casa Cuna de Vigo que, según ha afirmado la joven, habría cobrado por facilitar una niña a los padres adoptivos de Noemí, en 1987, de acuerdo con lo que reflejan no solo varias facturas, aportadas por la joven en el juzgado, sino en el documento de inscripción del nacimiento entregado en el registro y firmado por esta religiosa.

Sor Pilar, que en un principio mantuvo que la niña había sido abandonada en la puerta de la Casa Cuna, en Teis, cambió esta versión en dos ocasiones: en la primera dijo que la pequeña le había sido entregada por una mujer que ocultaba su rostro para no ser reconocida y, finalmente, en la segunda – durante su declaración como testigo, el pasado 18 de septiembre, en el Juzgado de Instrucción número 7 de Vigo –aseguró que sí conocía a la madre biológica, que había tenido trato con ella durante los últimos meses del embarazo y que el parto se produjo en el Hospital Municipal.

La religiosa, que pertenece a la orden de las Siervas de la Pasión, tampoco desmintió que hubiese percibido por parte de los padres adoptivos la cantidad correspondiente a “los gastos del bebé y de la madre” que ascendían a 47.000 pesetas de la época – 282,5 €- que son una parte de las 104.288 pesetas -627 €- que los adoptantes pagaron y en el que se incluía una factura del hospital, pese a ser público.

Sor Pilar Hoyos tampoco negó la falta de un documento de renuncia al bebé por parte de la madre de Noemí ,ni el hecho de que su firma sea la que aparece en el registro del nacimiento, el 28 de septiembre de 1987 -cuatro días después del parto-. Además de ello, la monja afirmó que fue ella la que acompañó a los padres adoptivos a buscar a la niña al Hospital Municipal, aunque no quien se la entregó directamente.

 

También te puede interesar