RGPD - Cookies
Vigo al día

Sin acuerdo sobre ‘Porto Cabral’ tras una asamblea de comuneros rodeada de policía

Uno de los comuneros muestra un documento a los miembros de la junta directiva, rodeada de guardias de seguridad/Tresyuno Comunicación

A finales de mayo, en una accidentada-como poco- reunión de los comuneros de Cabral acabó en una batalla campal entre quienes apoyan un proyecto bautizado como ‘Porto Cabral’ y quienes se oponen a él: siete personas resultaron heridas y otras tres fueron detenidas, tras una acalorada discusión que fue incrementando el enconamiento de las posturas de unos y otros hasta que desembocó en varias agresiones.

Proyecto de Porto Cabral

¿Qué es ‘Porto Cabral’ que tantos recelos y enfrentamientos ha causado?, se trata de la creación de una inmensa superficie comercial y de ocio de unos 300.000 metros cuadrados, que quiere poner en pie Eurofund, una empresa aragonesa en sociedad con un fondo de capital inglés especializado en centros comerciales y donde están dispuestos a invertir 500 millones de euros – para entendernos, 83.000 millones de las desaparecidas pesetas-.

Eurofund afirmar que este proyecto crearía más de 2.000 empleos, solo durante su construcción y otros tantos en la posterior explotación, algo que satisface especialmente al Concello y que no ven bien ni los tres grandes sindicatos, ni el aliado del alcalde en la corporación –el BNG- ni los pequeños comerciantes y mucho menos la oposición al actual presidente de la junta directiva de la Comunidad de Montes –Luis Rodríguez-.

El presidente de la directiva de la Comunidad habla con uno de los opositores al proyecto/Tresyuno Comunicación

La obtención de los terrenos, que pertenecen a dicha comunidad, pasa por la aprobación de la asamblea de la misma, de la venta de los mismos, por 18 millones de euros, algo que Rodríguez ya ha intentado dos veces que se apruebe – la última en la ‘pelea’ de mayo’-.

Este sábado, de nuevo, se ha celebrado una asamblea, en Ifevi, para tratar este tema, y de nuevo, las posturas han vuelto a estar enfrentadas. No se ha llegado a las manos, como hace cinco meses- los más de 30 guardias jurados y el despliegue de 5 ‘lecheras’ de agentes antidisturbios de la Policía Nacional, evitaron que esto se repitiese pero, lejos de aclararse el ambiente, el enfrentamiento se ha repetido.

En una reunión que ha durado desde las 5 de la tarde hasta más de las 11 de la noche, quienes están a favor de ‘Porto Cabral’ y quienes están en contra han tomado la palabra en la asamblea, sin llegar a un acuerdo.

En el ambiente seguía presente la indignación por una operación aprobada por la directiva de la comunidad: una permuta de terrenos de la que informó en contra la Xunta, que se materializó en 2006 tras casi 6 años de gestiones. La misma consistió en el intercambio de algo más de 3.000 metros cuadrados en Puxeiros, propiedad de la Comunidad de Montes, por los que recibió una finca de 4.300 metros cuadrados, de terreno rústico, una operación que parece aún más ruinosa a la vista de la inversión de casi 240.000 € que la Comunidad tuvo que hacer para comprar una finca de poco más de 700 metros que era imprescindible para llegar a la superficie de la finca que interesaba a Grucave.

La directiva sale de la reunión rodeada por guardias de seguridad/Tresyuno Comunicación

Este sábado, tras una sesión de palabras muy duras, la clausura de la asamblea, a cargo del presidente de la directiva no sirvió para calmar nada los ánimos: Luis Rodríguez arremetió, con nombres y apellidos, contra varios de los comuneros –alguno ya fallecido- y antiguos miembros de la junta directiva, a los que acusó, entre otras cosas de ocupar parte del monte, de haber mentido, de haberse beneficiado, en su día, de sus cargos y de haber perjudicado a la Comunidad de Montes de Cabral que, aseguró, “cuando llegamos nosotros tenía 30 millones de pesetas y hoy dispone de varios millones de euros”.

Una de las personas aludidas por el presidente pidiendo explicaciones en medio de los 'guardaespaldas'/Tresyuno Comunicación

Pese a que ya quedaban pocos asistentes, Rodríguez, ante la indignación de varios de ellos, salió ‘escoltado’ por un número desproporcionadísimo de hasta 14 guardias jurados, que lo acompañaron hasta una salida lateral mientras, en la entrada, donde se desplegaban más de una docena de agentes de la Policía Nacional, los comuneros se retiraban esperando la próxima reunión de la asamblea, el mes que viene.

 

También te puede interesar