RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

Las víctimas del Holocausto nazi nombra al ciclista Gino Bartali ‘Justo entre las naciones’

El Yad Vashem – la institución hebrea que vela por la memoria de las víctimas del Holocausto nazi – acaba de declarar ‘Justo entre las naciones’ al magnífico ciclista italiano Gino Bartali que protagonizó uno de los duelos inolvidables de la historia de este deporte con Fausto Coppi, durante el cual ganó tres veces el Giro y otras dos el Tour en los años 30 y 40 del siglo pasado.

Bartali recorrió cientos de kilómetros en bicicleta haciendo de correo de documentos falsificados que permitieron salvar la vida a casi un millar de judíos, impidiendo que fuesen deportados desde Italia al terrible campo de exterminio de Aschwitz.

Durante la guerra, Bartali, considerado uno de los símbolos del Partido Nacional Fascista fue, en realidad, uno de los personajes claves de una red secreta para salvar judíos liderada por el entonces rabino de Florencia, Nathan Cassuto, y el arzobispo de esa diócesis, Elia Angelo Dalla Costa.

Bartali no despertaba demasiadas sospechas pese a que la guerra impedía cualquier competición y resultaba extraño ver a alguien entrenándose en aquel ambiente. Corría con ropa en la que se podía leer su nombre lo que le permitía recorrer kilómetros recibiendo los saludos efusivos de los soldados italianos, para los que era un auténtico ídolo.

Tras retirarse del ciclismo, volvió a Florencia y, hasta su muerte, en el año 2000 no desveló a nadie que había colaborado a salvar a centenares de personas de la muerte. Durante medio siglo aguantó sin inmutarse el ser señalado como el atleta de los fascistas. En 2003 uno de los hijos del héroe antifascista Giorgio Nissim encontró un diario de su padre en el que explicaba la forma en que funcionó la red clandestina dedicada a conseguir documentos que salvasen la vida de los judíos y en el que se explicaba, detalladamente, la labor de Bartali, sus viajes, los kilómetros de ‘entrenamientos’, los pasaportes que ocultaba en el sillín de la bicicleta, los documentos que llevó en la barra de la misma y la labor, constante, diaria y sin descanso a la causa de los que luchaban, tanto por salvar la vida de centenares de judíos como contra el régimen de Mussolini.

 

 

También te puede interesar