RGPD - Cookies
'Qué te cuentas?'

Si a Feijóo le parecen mal las preguntas de los periodistas que cambie de trabajo

Y es que el presidente de la Xunta aseguró este sábado en La Sexta, refiriéndose a su frase de que hay “intereses económicos” que buscan desprestigiar el AVE español, que algunas preguntas de los periodistas extranjeros con respecto a las causas del accidente del tren Alvia en Santiago que “han sido excesivas” y que, a su juicio, “España no se merece esto”.

Claro que nos merecemos esto: nos merecemos saber qué pasó y nos merecemos que haya responsables públicos que respondan a las preguntas y que, si no tienen una respuesta – porque posiblemente en este caso aún no la haya – , sean sinceros y lo reconozcan. No se les censurará por ello.

Es mejor contestar, ‘es pronto para saberlo’; ‘los técnicos están investigando’; ‘esperemos a conocer qué hay en la caja negra, qué dicen los pasajeros del tren, qué declara el maquinista y qué conclusiones sacan los técnicos’, que responder algo como “salen unos pequeños hilitos, cuatro, solidificados, con aspecto de plastilina, en elevamiento vertical”; “no hay crisis solo una desaceleración acelerada de la economía” o “se trata de una indemnización en diferido en forma, efectivamente de simulación”. Eso es lo que no nos merecemos.

Lo que es una falta de respeto, como calificó el presidente Feijóo que se hable de la situación de las vías o de si estas disponen de medidas de seguridad, son las comparecencias ante los informadores desde detrás de una pantalla de plasma y también lo es que haya alguien tomando nota en una sala de prensa de lo que se dice desde una imagen de alguien que está en otra habitación.

Y, efectivamente, en esto sí tiene razón el presidente de la Xunta: ha habido “presión” por parte de algunos periodistas para que se conozcan las causas del accidente: ese es su trabajo…debería ser nuestro trabajo: inquirir, cuestionar, presionar, insistir e investigar para poder informar porque, y vuelve a tener razón Feijóo, “las víctimas y sus familiares se merecen la verdad”.

Lo que no es nuestro trabajo es ir de sujetavelas, pelotas y amiguetes, ni de Feijóo ni de nadie con su responsabilidad, persiguiéndole a él, o a cualquiera, con un cámara, un micrófono, con una carpeta de preguntas amables, ojos entornados de tío acodado en la barra de un burdel y aires de formar parte del cotarro presidencial…a eso se dedicaba ‘El Bollito’, palmero de Camarón…al que alguno que se dice periodista imita, además de en el traje, en las palmas y el ‘arsa quillo’.

 

También te puede interesar