RGPD - Cookies
'Qué te cuentas?'

Vente pa Inglaterra E.T.

E.T. tiene más fácil vivir tranquilo en el Reino Unido que Julian Assange. Y es que el Ministerio de Defensa británico decidió cerrar en el año 2009 la oficina de investigación de ovnis debido a su «escasa utilidad militar», al tiempo que consumía «gran cantidad de recursos económicos», según recogen documentos de este organismo desclasificados recientemente.

En un informe escrito por el miembro de las fuerzas aéreas británicas Carl Mantell al ministro de Defensa titular ese año, Bob Ainsworth, se sugería reducir «significantemente» el trabajo de esta unidad debido a que no reportaba beneficios.

Así, explicaba, sin importarle el soponcio que sufrió Iker Jiménez, que ninguno de los avistamientos reportados había llevado a «algún dato que sugiriese presencia extraterrestre o amenaza militar» para Reino Unido. «El nivel de recursos destinados a esta actividad está aumentando en detrimento de otras actividades militares», señalaba el documento.

Entre las 4.400 páginas de los documentos liberados también se incluyen diversos casos de avistamiento, entre los que destacan las «formas de platillo» localizadas en fotografías en Stonehenge o el testimonio de una persona que aseguraba haber vivido con un alienígena «durante un tiempo».

Además, otra persona de Cardiff denunció la abducción de su perro, así como el robo de su coche durante una acampada, mientras que también se recoge una carta de una escolar, con dibujo de extraterrestre incluido, que preguntaba respecto a la existencia de los alienígenas porque había visto «luces extrañas».

 

También te puede interesar