Vigo al día

El Celta empata en casa con el Althletic y gracias (1-1)

Parece poco, pero fue mucho, a la vista de lo que pasó en Balaídos. Celta y Athletic empataron a uno…y gracias. Porque los leones, que hoy llevaban en la camiseta su segundo apellido, por el Día de la Madre, tuvieron tal cantidad de ocasiones que, seguramente, acabarán acordándose de este partido al final de temporada.

Los vizcaínos salieron a por el encuentro sin dudar. Se quedaron con la pelota y se acercaron a la meta de Javi Varas una y otra vez, sobre todo a partir del minuto 10, cuando Mikel San José cabeceó de cabeza al larguero a la salida de un córner.

El Celta se sacó la modorra de encima, en especial el ‘ausente’ Iago Aspas, aunque quien puso en apuros a Iraizoz fue Álex López. La primera ocasión sacando una falta y después de cabeza, al travesaño. Minutos más tarde, raspando ya el final del primer tiempo una gran jugada de equipo, Aduriz puso una pelota increíble a De Marcos quien no perdonó ante Javi Varas y puso por delante a los vascos.

En la segunda parte, la intensidad no bajó un grado. El Celta acechó con un disparo raso de Augusto que Iraizoz sacó como pudo. Pero salió Ibai y el Athletic ganó profundidad. Él mismo mandó otro balón al larguero. No había pasado un minuto y los leones pudieron darle la puntilla a los celestes. Munain puso una pelota de oro macizo a Aduriz que, a puerta vacía, lo mandó fuera. Suspiro en las gradas.

Minutos más tarde, Bermejo entró en lugar de Krohn-Dehli, y fue el delantero el que a punto estuvo de marcar tras rematar de cabeza un córner. Bermejo avisó y Aspas remató. En un balón en largo, y tras varios rebotes, Iago se sacó un gran tiro cruzado que se coló en la portería pegado al palo y puso el 1-1…era ya el  minuto 84.

El Celta intentó irse a por todas, pero ya no hubo para más. Los celestes empatan a 31 puntos con el Depor …pero siguen en puestos de descenso…así que toca sufrir hasta el final.

 

 

También te puede interesar