RGPD - Cookies
Destacados

El consejero delegado del Santander se va con una pensión de 88 millones

Una cosa es jubilarse a los 67 años, después de haber cotizado 42, con una pensión de 1.300 € al mes y otra hacerlo como el consejero delegado del Banco de Santander. Exactamente, Alfredo Sáenz, que este lunes ha comunicado al consejo de administración de la entidad presidida por Emilio Botín, su renuncia a ese cargo y al de vicepresidente de la misma, se va con una pensión de 88.100.000 €, para los que sigan contando en las desaparecidas pesetas, algo menos de 15.000 millones.

Hay que recordar que en 2009, Alfredo Sáenz fue condenado a tres meses de arresto e inhabilitación por un delito de acusación falsa. Fue indultado por el Gobierno Zapatero en noviembre de 2011 y parecía que no seguiría en el banco…pero, hace un par de semanas, el Gobierno Rajoy  aprobó el decreto de ‘Honorabilidad para directivos bancarios’ que, de hecho, facilitaba la continuidad de Sáenz en el Santander y alejaba su posible inhabilitación.

 

También te puede interesar