RGPD - Cookies
Galicia

Feijóo no dimite: «Esas fotos son simplemente unas fotos y no hay nada más»

Con un retraso de casi media hora de lo previsto, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acaba de ofrecer una rueda de prensa para dar explicaciones sobre las polémicas fotos publicadas ayer por El País, a bordo de un yate y acompañando al narcotraficante Marcial Dorado, a día de hoy cumpliendo condena en la cárcel.

Sometiéndose a todas y cada una de las preguntas realizadas por los numerosos periodistas, Feijóo descarta que vaya a dimitircomo pide una parte de la oposición– porque «esas fotos son simplemente unas fotos y no hay nada más».

Respaldado públicamente por varios diputados del grupo parlamentario del PPdeG, entre ellos, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, el jefe del Ejecutivo gallego reiteró que tiene conocimiento de la existencia de esas fotos -tomadas en 1995- desde hace años y que sabía que, tarde o temprano acabarían haciéndose públicas, aunque desconoce quién o quiénes pudieron hacerlas llegar a El País.

No obstante, argumentó que «si pensase que esas fotos supondrían un riesgo» para su carrera política «no se hubiera presentado» a las elecciones gallegas, primero en 2006, después en 2009 -cuando ganó- y ya después, en 2012, cuando revalidó su mayoría absoluta.

Utilizando todo el rato el castellano, Feijóo manifestó que tiene su conciencia «muy tranquila» y que rompió aquella amistad ‘peligrosa’ hace ahora 13 años cuando supo que estaba siendo investigado, primero por ser uno de los contrabandistas de tabaco más importantes de Galicia y, después, ya por narcotraficante por lo que continúa en la cárcel.

«Entre el señor Dorado y yo ya no hay una amistad estrecha ni ancha» y recordó que mantuvieron esa relación, a través de un amigo en común de la Xunta, donde Feijóo ya desempeñaba puestos de responsabilidad en la Consellería de Sanidade.

Según Feijóo, cuando conoció al narcotraficante «no sabía nada sobre su pasado ni sobre su actividad ni a qué se dedicaba» y agregó que «el grado de ingenuidad es difícil de justificar 20 años después». También confesó que, tras conocer que estas fotos podían salir, se lo comunicó al ex presidente de la Xunta, Manuel Fraga, y, después, a Mariano Rajoy.

Con respecto a su petición en el pasado de dimisión al que fuera vicepresidente de la Xunta, el nacionalista Anxo Quintana, que también apareció en unas fotos junto a un empresario al que luego se le adjudicaron contratos por parte del bipartito (PSdeG-PSOE y BNG), se limitó a decir que él nunca puso en duda «la honorabilidad» de Quintana «ni antes, ni ahora».

También te puede interesar