RGPD - Cookies
'Qué te cuentas?'

La nariz no nos crece al mentir, pero cambia de temperatura

El cuento de Pinocho no se cumple cuando mentimos, pero un estudio científico asegura que la nariz sí cambia de temperatura. Al menos es lo que defiende el grupo de investigadores del departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Granada, en donde se ha aplicado por primera vez la termografía al ámbito de la Psicología.

Este estudio revela que cuando una persona miente le cambia la temperatura de la punta de su nariz. Al parecer, cuando no decimos la verdad se produce un ‘efecto Pinocho’, por el cual la temperatura de nuestra nariz aumenta o disminuye, al tiempo que también lo hace el músculo orbital, en la esquina interna del ojo.

La técnica empleada por estos científicos granadinos, la termografía, se basa en la detección de la temperatura de los cuerpos que se aplica a multitud de áreas como la industria, la construcción o la medicina.

A través de unas cámaras termográficas se midió esa temperaturas en numerosas personas que mentían y en un gran porcentaje aumentaba la temperatura de su nariz.

También te puede interesar