RGPD - Cookies
USA 2012

Los norteamericanos no eligen al presidente, eligen a los que eligen al presidente

Así es, exactamente. En el sistema electoral norteamericano, que hasta fija exactamente cuando deben de ser las Elecciones Presidenciales (el primer martes después del primer lunes de noviembre), eliminando cualquier prerrogativa al jefe del Estado o al poder legislativo para señalar el momento o para anticipar una convocatoria, los ciudadanos no eligen directamente al presidente, se limitan a elegir a las persona que le representará para designarlo. Una manera que se ha empleado durante más de 2 siglos y que se ha mantenido inalterable.

Exactamente, los ciudadanos eligen a los 538 compromisarios que forman el Colegio Electoral y que se corresponde con los 435 miembros de la Cámara de Representantes, los 100 del Senado y los 3 delegados del Distrito de Columbia, que se reparten en función de la población de los 50 estados de la Unión.

El sistema electoral se complica aún más considerando que cada estado tiene sus propias normas para nombrar a los miembros que le representan en el Colegio Electoral y que emite, cada uno, un voto electoral, y aquí es donde se introduce la norma que hace que, habitualmente, el candidato más votado sea el señalado, el compromisario debe de optar por quien tenga más sufragios.

Tras la votación, el presidente de cada estado debe emitir un certificado en el que se declara el candidato vencedor y se incluyen los nombres de los compromisarios que le representarán en el Colegio Electoral, y remitirlo al Congreso y a los Archivos de la Nación para que quede en el registro oficial.

La reunión del Colegio Electoral se celebra el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre, en esta ocasión sel 17 de diciembre…aunque no todos sus miembros están en el mismo lugar y al mismo tiempo, sino en sus respectivos estados donde depositan su voto, por separado, para designar al presidente y vicepresidente de la República. El vicepresidente, como presidente del Senado, será el encargado de presidir la sesión de recuento y anunciar quién ha sido elegido presidente y vicepresidente de Estados Unidos. El elegido prestará juramento de su cargo el 20 de enero.

 

Este es el número: 270

Para ser elegido presidente son necesarios al menos los votos favorables de 270 compromisarios. Cabe la posibilidad de que ninguno de los dos candidatos consiga la mayoría de los votos, por lo que debería ser el Congreso el que nombrará al presidente y el vicepresidente.

La Cámara de Representantes elegiría al presidente de entre los tres candidatos más votados en una votación en la que cada delegación estatal tiene derecho a un voto, mientras que el Senado nombrará al vicepresidente. De ocurrir en esta ocasión, dado que los republicanos controlan más estados, el republicano Mitt Romney sería el presidente, mientras que el demócrata Joe Biden sería reelegido vicepresidente, por el control que ejercen los demócratas en la Cámara Alta.

Esta situación se ha producido hasta ahora en solo dos ocasiones: en 1801 y en 1825, y es en este sistema donde reside la peculiaridad de las elecciones en los Estados Unidos: un candidato puede tener más votos de los ciudadanos y no ser llegar a la Presidencia al tener menos compromisarios, algo que se ha producido cuatro veces, en 1825, 1876, 1888… y en el 2000. Hace 12 años, el candidato republicano George W. Bush fue elegido con 271 votos electorales después serle adjudicados los compromisarios de Florida,  por solo 573 votos populares, pese a que su rival, Al Gore, le había aventajado en más de 450.000 papeletas en todo el país.

 

También te puede interesar