RGPD - Cookies
Destacados Nacional

Cae el asesino etarra Antonio Troitiño, responsable de 22 muertes

Las fuerzas de seguridad británicas, de la Policía Metropolitana londinense,  en colaboración con el Cuerpo Nacional de Policía, han detenido en Londres a dos de los miembros más buscados de ETA, Antonio Troitiño Arranz e Ignacio Lerín Sánchez.

Troitiño, miembro del sanguinario  ‘comando Madrid’ de ETA , fue condenado a más de 2.700 años de cárcel por 22 atentados. Se encontraba en busca y captura desde el 20 de abril de 2011 tras ser puesto en libertad sólo siete días antes. Se había fugado tras un error de la Audiencia Nacional, que le descontó el tiempo pasado en prisión preventiva del límite máximo de estancia en la cárcel, 30 años, y no del conjunto de sus condenas.

Troitiño salió de prisión tras cumplir algo más de un año por cada uno de los 22 asesinatos perpetrados entre 1983 y 1986. El primero por el que fue condenado se produjo el 26 de octubre de 1983 en Irún cuando la banda asesina ejecutó al carnicero Lorenzo Mendizabal cuando trabajaba en su establecimiento. El 14 de junio de 1984 participó en el asesinato del guardia civil Ángel Zapatero Antolín en San Sebastián, atentado perpetrado mediante una bomba lapa y en el que resultó herido de gravedad un niño de 14 años.  Un año después la Audiencia Nacional le condena a otros 87 años de prisión por ametrallar al teniente coronel del Ejército de Tierra Carlos Vesteiro, al comandante Ricardo Saénz de Ynestrillas y al soldado conductor Francisco Casillas el 17 de junio de 1986 en Madrid.

La máxima pena impuesta a este terrorista fue ese mismo año 1989 cuando fue condenado a 2.232 años de cárcel por el atentado perpetrado en la madrileña Plaza de la República Dominicana donde murieron 12 guardias civiles y otras siete personas resultaron heridas el 14 de julio de 1986.  En 1990 la Audiencia Nacional le condena a 378 años de cárcel por el atentado contra un Land Rover de la Guardia Civil perpetrado el 25 de abril de 1986 en la calle de Juan Bravo de Madrid. Murieron cinco guardias civiles y otros cuatro resultaron heridos.

Junto a él ha caído Iñaki Sánchez Lerín, uno de los asesinos más buscados por las Fuerzas de Seguridad españolas y sobre el que pesaba  una orden europea de detención por pertenencia a banda armada y tenencia de Explosivos de fecha 7 de mayo de 2007.

Lerín Sánchez, alias ‘Belea’, de 39 años, considerado uno de los terrorista más peligrosos, consiguió escapar tras la desarticulación en marzo de 2007 del ‘comando Donosti’ del que formaba parte, operación en la que sí fueron detenidos siete de sus componentes y en la que se encontró un zulo con más de 170 kilos de explosivos en la localidad navarra de Berriozar.

 

También te puede interesar