RGPD - Cookies
Destacados Internacional

Un fallo en el control de tierra, posible causa del accidente de un avión ruso con 42 pasajeros

Esa es la primera conclusión a la que han llegado los expertos tras analizar las grabaciones de las conversaciones entre los controladores y los comandantes de la aeronave. Sí se ha confirmado que 32 personas de las 42 que iban a bordo han muerto, que no había ningún niño entre los pasajeros, como se había dicho en un principio, y que los supervivientes, alguno en estado muy grave, han sido ingresados en un hospital cercano al lugar del siniestro.

El aparato, un ATR-72 de hélices, perteneciente a la compañía Utair, se estrelló poco después de despegar de la  ciudad de Tyumen, en la región rusa de  Siberia con destino a Surgut. La compañía ha confirmado que el comandante estaba intentando realizar un aterrizaje de emergencia cuando se estrelló a tres kilómetros del aeropuerto de Tyumen. Los controladores aéreos perdieron el contacto con la aeronave minutos después del despegue, según ha explicado un portavoz de la Agencia Federal de Transporte Aéreo.

Un equipo de especialistas procedentes de Moscú se ha trasladado hasta el lugar del siniestro aéreo y ha recuperado las cajas negras de la aeronave para intentar averiguar las causas del accidente y ha sido un portavoz de la Comisión de Investigación Rusa, quien ha señalado posibles errores cometidos por los equipos de control en tierra como causa de la tragedia.

Este accidente es el siniestro aéreo más grave registrado en Rusia después de que en septiembre de 2011 un jet se estrellara cuando realizaba la maniobra de despegue en Yaroslavl, acabando con la vida de la mayoría de los jugadores del equipo de hockey sobre hielo de esa ciudad, el Lokomotiv, que viajaban en la aeronave.

 

También te puede interesar