RGPD - Cookies
Destacados Sucesos

Marcadas con denigrantes códigos de barras

Uno de los tatuajes estampado en las mujeres (foto: web Cuerpo Nacional de Policía)

El Cuerpo Nacional de Policía acaba de desarticular dos clanes de nacionalidad rumana acusados de obligar a mujeres a practicar la prostitución.

Entre las prácticas más que denigrantes por parte de los responsables de los grupos destaca el tatuaje de una especie de códigos de barras sobre el cuerpo de las víctimas con la deuda contraída con la red mafiosa.

Los presuntos proxenetas aplicaban sobre ellas duras medidas de castigo si intentaban escapar.

Los agentes encargados de la investigación llevaban tiempo siguiendo los pasos de un clan que obligaba a las mujeres que ejercían la prostitución en el polígono Marconi de Madrid a facilitarles parte de sus ganancias. Este grupo captaba, transportaba y explotaba coactivamente a otras mujeres, algunas de ellas menores de edad, en la calle Montera y en diversos clubes madrileños.

Los investigadores pudieron comprobar que los proxenetas vigilaban y controlaban a las mujeres a las que llamaban, sin pudor, ‘maletas’, ‘bultos’ o ‘bicicletas’. También se constató que los proxenetas pagaban un canon en concepto de «alquiler» de la zona donde las mujeres cobraban por servicios sexuales.

Afortundamente, la labor desarrollada por las fuerzas del orden llevaron a otro clan liderado por el sobrino del cabecilla de la otra organización, que igualmente se dedicaba a explotar sexualmente a mujeres. Los agentes averiguaron que esta persona mantenía secuestrada a una joven de 19 años que intentó escapar del control de esta organización.

Se rescató a la mujer, ante el riesgo que podía correr su vida e integridad física, y, al mismo tiempo, se detuvo a todos los miembros de los dos grupos delincuenciales.

En los registros se intervinieron tres armas de fuego ilegales, con su munición, armas simuladas, 140.000€ en efectivo, gran cantidad de joyas de oro, cinco vehículos, tres de ellos de lujo.

También te puede interesar