RGPD - Cookies
Vigo al día

El alcalde descarta, «de momento», tomar medidas para ahorrar agua

Eso indicó este viernes Abel Caballero durante la visita que ha realizado a las obras de humanización de Pintor Colmeiro. El alcalde reiteró que hace cuatro días había enviado una carta al conselleiro de Medio Ambiente a fin de tener una reunión en la que volverá a plantear que se acometa un trasvase desde la parte alta del río Verdugo hasta el embalse de Eiras, unas obras que, a su juicio, tienen ya un retraso de 6 meses, puesto que deberían de haberse iniciado en octubre.

El alcalde recordó que “a estas alturas del año, las reservas de agua están 20 puntos por debajo de las que había hace exactamente en el mismo mes de 2011”, lo que hace que “estemos en emergencia total”, más teniendo en cuenta que las previsiones meteorológicas prevén que seguirá sin llover.

Pese a ello, y después de recalcar que el embalse de Eiras está al 80% de su capacidad, Caballero apostó por una actitud “preventiva” desde el Concello, más que por aprobar restricciones en el consumo, incluido el riego de plantas y el baldeo de calles, puesto que, “siempre es incómodo para los ciudadanos”, es una medida que puede tomarse en un día y “no ha llegado el momento de hacerlo”.

Placas fotovoltaicas y representaciones de cuadros de conocidos pintores

En relación con las obras de humanización de la calle, el alcalde indicó que habían sido aprobadas con cargo a los presupuestos del año pasado, en los que se destinaban 870.000 € a las mismas. Entre las mejoras, además del cambio completo de las canalizaciones de pluviales y fecales, mejora del firme y colocación de aceras de 3,5 metros de ancho, se cuenta la instalación de placas fotovoltaicas, de acuerdo con el proyecto presentado a finales de enero por el concelleiro de Fomento, que “generarán la suficiente energía como para iluminar toda la calle”; una iniciativa a la que se unirá otra, aprovechando “el especial acabado, en dos plazas, justo en la confluencia con la rúa Tarragona” y que consistirá en la colocación, tanto en esta calle, como en otras que lleven el nombre de conocidos artistas, como Laxeiro o Lugrís, de representaciones de sus obras, lo que Caballero calificó, enigmáticamente, como una “sorpresa cultural”.

 

También te puede interesar