RGPD - Cookies
Destacados

El hijo de Putin, parte con 40 puntos de ventaja en las Presidenciales rusas de este domingo

Aunque se presentan cinco candidatos a la Presidencia de Rusia, la elección, a la que este domingo están convocados 110 millones de ciudadanos, está cantada. El quinto presidente del país más grande de la Tierra, y la segunda potencia nuclear del planeta, será Vladimir Putin.  Según todas las encuestas, se impondrá con comodidad a Gennady Zyuganov, del Partido Comunista; Sergei Mironov, presidente de la cámara alta y líder hasta el año pasado de Una Rusia Justa; el conocido representante de la ultraderecha, Vladimir Zhirinovski y el multimillonario Mijail Projorov. Exactamente, si se cumplen los sondeos, Putin logrará el 58,6% de los votos frente al 14,8% de su ‘rival’, Zyuganov, y se instalará en el Kremlin hasta 2018.

La duda está en si podrá agotar ese mandato. Quienes podrían impedírselo son los centenares de miles de rusos que ya han salido a la calle varias veces para denunciar un fraude electoral en las últimas elecciones legislativas. Entonces, con sus manifestaciones, apoyadas en testimonios de observadores independientes, consiguieron que el hasta ahora presidente, Dimitri Medvédev, se viese obligado a reformar la legislación electoral y anunciar una investigación sobre los hechos.

Eso sí, estos centenares de miles de ciudadanos indignados, junto con una oposición mediocre no van a amargarle el día a Putin quien se ha asegurado de tocar la fibra patriótica de los votantes. «Saldremos victoriosos«, ha repetido Putin una y otra vez repitiendo las palabras pronunciadas por el antiguo ministro de Exterores de la URSS, Vyacheslav Molotov, en junio de 1941 al comienzo de la invasión Nazi.

«No permitiremos que nadie interfiera en nuestros asuntos y nos imponga su voluntad porque nosotros también tenemos la nuestra. Somos una nación de vencedores. Está en nuestros genes y ha pasado de generación de generación. Ahora también triunfaremos«, clamó en uno de sus últimos discursos en el que apareció solo, en medio de una gigantesca tarima, rodeado de incondicionales.

Ante estos mensajes, bien recibidos por la mayoría de la población, a la que Putin ha prometido devolver a la época de la gran Rusia de los años de la Guerra Fría y de la URSS, la oposición, en lo que parece una señal de que ha asumido la derrota, ha convocado manifestaciones en el centro de Moscú y otras ciudades para el lunes. Sus líderes dicen que sospechan que habrá nuevas manipulaciones para asegurar que Putin no tenga que acudir a una segunda vuelta y logre más del 50 %.

 

También te puede interesar