RGPD - Cookies
Ciencia y Tecnología

La nave que los rusos mandaron a Marte, y que no llegó, podría caer a la Tierra entre este sábado y el próximo jueves

La Agencia Espacial Europea ha asumido la coordinación de la campaña internacional que evalúa la inminente reentrada en la atmósfera de la frustrada misión marciana rusa Phobos-Grunt. El satélite fue lanzado el 8 de noviembre 2011 en una órbita terrestre inicial de 206 a 341 kilómetros, pero la inyección en una trayectoria de la Tierra a Marte no funcionó, y la nave fue declarada perdida por la agencia espacial rusa, Roscosmos, el 13 de diciembre. El aparato tiene una masa de 13,5 toneladas, incluidas unas 11 toneladas de combustible y dispone de sendos paneles solares que abarcan 7,97 metros.

«En este momento, debido al gran número de incertidumbres en la órbita y el medio ambiente que afectan en el espacio el satélite, hay indicios de que Phobos-Grunt podría volver a entrar en la atmósfera entre los días 13 y 17 de enero, entre los 51.4 ° N y 51.4 ° S,» dice el profesor Heiner Klinkrad, director de la oficina de basura espacial de la ESA. Esta ventana se acortará a medida que nos acercamos a la reentrada.

Los análisis de Roscosmos y la NASA indican que los tanques de combustible, llenos de dimetilhidrazina asimétrica – conocida como UDMH – van a estallar a unos 100 kilómetros de altitud, lo que provocará una desintegración importante de la nave a partir de ese momento.


 

También te puede interesar