RGPD - Cookies
Nacional

La Casa del Rey exigió a Urdangarín, ya en 2006, y por carta, que dejase sus negocios

La Casa del Rey envió una carta a Iñaki Urdangarín, en junio de 2006, instándole a que dejase sus negocios. En la misma, que figura en el sumario judicial, se le exige que cese en sus actividades profesionales y cargos que ocupaba para poner en su lugar a uno de los asesores del Rey, Manuel Romero, un reputado abogado. Sin embargo, la Casa Real no informó de los negocios del marido de la Infanta Cristina a la fiscalía anticorrupción.

A instancia del entonces secretario general de la Casa del Rey, Alberto Aza, el conde de Fontao, que sustituiría a Urdangarín al frente de la Fundación Arete se dirige al duque de Palma indicándole que “lo oportuno” es que deje sus cargos y negocios y adjuntándole un formulario de renuncia y varios documentos de identidad de su sustituto. La carta alude a una anterior conversación con el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, que también perteneció al Instituto Nóos.

El yerno de don Juan Carlos dejó Nóos y sus entramados financieros a finales de 2006, sin embargo siguió con su socio, Diego Torres, con quien creo la Fundación Arete, que sería presidida por José Manuel Romero, conde de Fontao y que liquidó en apenas unos meses, y luego la Fundación Cultura, Deporte e Integración, que llegó a reunir alrededor de medio millón de euros en donaciones de importantes empresas y  a realizar actividades fuera de España.


 

 

También te puede interesar