RGPD - Cookies
Cultura

La Voyager 1 detecta fenómenos ajenos al sistema solar

La nave espacial Voyager 1 de la NASA se ha adentrado en una nueva región entre nuestro sistema solar y el espacio interestelar. Los datos obtenidos de la Voyager en el último año revelan esta nueva región como una especie de «purgatorio cósmico«, según definición empleada por el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la agencia espacial estadounidense.

En esa zona, el viento de partículas cargadas que fluye desde nuestro sol se ha calmado, el campo magnético de nuestro sistema solar se acumula, y las partículas de alta energía del interior de nuestro sistema solar parecen escapar hacia el espacio interestelar.

«Voyager nos dice ahora que estamos en una región de estancamiento en la capa más externa de la burbuja alrededor de nuestro sistema solar», asegura Ed Stone, científico del proyecto Voyager en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena. «Voyager está mostrando que lo que hay fuera le está empujando hacia atrás. No deberíamos tener que esperar mucho para saber lo que en realidad es el espacio entre las estrellas».

A pesar de que Voyager 1 está a unos 18.000 millones de kilómetros del Sol, todavía no está en el espacio interestelar. En los últimos datos, la dirección de las líneas del campo magnético no han cambiado, lo que indica que Voyager todavía está dentro de la heliosfera, la burbuja de partículas cargadas que genera el sol alrededor de sí mismo. Los datos no revelan exactamente cuándo traspasará el borde de la atmósfera solar hacia el espacio interestelar, pero esto puede producirse en un tiempo que va desde unos cuantos meses hasta unos cuantos años.


 

También te puede interesar