RGPD - Cookies
Vigo al día

El albergue de Caballero, como la casita de chocolate: un cuento

La intención del alcalde de abrir un albergue en Vigo está plagada de mentiras y contradicciones, engaños, cambios, anuncios que no se cumplen, convenio ficticios y falta de rigor, planificación o un mínimo interés. Él mismo lo ha dejado ver en los últimos dos años,en los que ha aceptado cambiar el PEPRI de San Roque para que el albergue se ubicase allí, pasando por hasta 5 anuncios de que se abriría “de manera inminente” en la antigua Escuela de Hostelería, la posibilidad de un posible acuerdo con el Ministerio del Interior para la cesión del Centro Carmen Avendaño, la antigua cárcel, en la Avenida de Madrid, y críticas desde el gobierno local a las instalaciones de las Misioneras del Silencio, que ahora, según ha asegurado Caballero, serán la ubicación definitiva para este centro.

La hemeroteca, para desgracia del alcalde, es cruel, y no deja margen a la interpretación. El 19 de octubre de 2009, el concelleiro Carlos López Font, hoy segundo teniente de alcalde calificaba de “tomadura de pelo” el anuncio de la Xunta de destinar 200.000 € a pagar a las religiosas por el uso del conocido como ‘Albergue del padre Carlos‘; una intención que su, entonces, primer teniente de alcalde, Santiago Domínguez, calificaba dedesfachatez”. El 27 de julio de 2010, el Caballero y Domínguez, alcanzan un acuerdo para que el albergue vaya a San Toque, acuerdo que el alcalde rompe días después cuando los vecinos de la zona se manifiestan en contra del mismo. Estas discrepancias con su socio de gobierno se prolongan hasta finales de año y llegan, incluso, hasta las puertas de la Xunta, en Santiago, durante una entrevista de Caballero con la conselleira de Benestar, de la que hace salir a su concelleira de Benestar, en aquel tiempo, María Méndez, y de cuyos términos se niega a informar contestando a vigoalminuto lo que hablemos la conselleira y yo no es asunto suyo”.

El 9 de diciembre de 2010, el alcalde anuncia ante los medios de comunicación que la antigua Escuela de Hostelería “estará lista en 3 o 4 días” y que en entonces será abierta para acoger a personas sin techo. El día 14 del mismo mes y año, Caballero ratifica que “el albergue provisional estará en la Escuela de Hostelería” y que “hoy mismo se ha dado un paso muy importante para concretar su ubicación definitiva”. Ninguna de las dos cosas: ni se abrió en los “3 o 4 días” que aseguró ni se supo nunca nada más de esa misteriosa ubicación.

El 9 de enero de 2011, Caballero declara, de nuevo en rueda de prensa, que en tres días, no es que se vaya a abrir el albergue provisional (ya había pasado un mes desde que se había comprometido a eso y no lo había cumplido), sino que se aprobaría el proceso de tramitación de urgencia para poder abrir en la Escuela de Hostelería “en abril”. No lo cumplió, evidentemente, porque el 6 de mayo firma un convenio en su despacho del Concello, al que asistimos los periodistas, con la ONG Emaus, por el cual será la misma la que gestione el albergue provisional. Los meses siguientes, asegura, reiteradamente, que las obras en el inmueble se han iniciado o están a punto de hacerlo. Este mismo sábado, vigoalminuto ha comprobado, por quinta vez, que no se ha movido un ladrillo.

Por último, el 23 de septiembre, el alcalde, también en declaraciones a la prensa, informa del “inicio inmediato” de las obras en la antigua Escuela de Hostelería después de que la Xunta de Goberno Local aprobase el cambio de uso del edificio. Tampoco se ha cumplido.

El desenlace de esta película de ciencia ficción, en la que para Caballero los actores secundarios son las 300 personas que duermen al raso, ha sido anunciar, el pasado día 17, como siempre en una rueda de prensa, que el patronato de la Fundación Valeriola-Casa del Pescador de Vigo ha acordado este jueves la cesión al Concello de las instalaciones que tienen en Marqués de Valterra, actualmente gestionada por las Misioneras del Silencio, para la instalación definitiva del albergue municipal. El alcalde indicó en la misma, tras calificar el hecho como una “magnífica noticia”, que el documento de cesión definitivo “está pendiente de matizaciones y flecos menores”.

Una vez esté en poder del Concello, se convocará un concurso público para adjudicar la explotación de ese albergue para personas sin techo, lo que supone que quedaría sin efecto el convenio firmado con la Fundación Emaús.Por fin la ciudad dispondrá de este centro de emergencia social” con 50 camas, y con “la ventaja de que el edificio ya estaba prestando este servicio, y dispone de instalaciones y espacios adecuados”. Curiosamente, cuando presentó el de la Escuela de Hostelería dijo que ocuparía tres pisos del inmueble, que estaría adaptado para 35 personas que, entre otras comodidades, dispondrían de sala de estar y de la asistencia de personal especializado…por supuesto, nada de nada, de nada.


 

También te puede interesar