RGPD - Cookies

ALEJANDRA BERNARDO/Monrovia

Viernes 29 de julio de 2011

13:06pm Liberia. Desde este lado del mundo, Miss Alex.

Así es como me llaman en el colegio. Alejandra, sorprendentemente, es muy largo y muy difícil para ellos. No os cuento nada sobre sus nombres, recuerdo Red, Otto (q creía era con U), Sata, Margaret,…y poco más. Del resto, ni me acuerdo. No me gusta, pero no soy capaz de recordarlos,…espero y confío en que el tiempo y un poco de “spell it to me” me ayudará.

Hoy he descubierto con sorpresa y gratitud que me he acostumbrado a la bumpy road que nos lleva a la escuela desde el aeropuerto. Esta carretera me ha levantado dolor de cabeza cada día desde que llegué. Parecía infinita. Dolorosa. No había forma. Ni por la derecha ni por la izquierda. Llena de baches o potholes, como queráis llamarlos. Un sufrimiento lleno de un polvo rojo que se pega al cuerpo y a la ropa, y que se queda en ella aunque pase tres veces por la lavadora. Por la liberiana, claro. Veremos que pasa cuando pase por la española…

En esta carretera está el puente en el que me quedé sin frenos la semana pasada. Cuando lo alcancé hoy, no pude evitar reírme. No pude resistirlo, saqué el teléfono para hacer una foto. Os la dejo. Creo que EJ pensó: “la rara es ella”, I am pretty sure. Qué tendrá un puente de interés para ser fotografiado? De nuevo sentí vergüenza y me excusé. Muy seria. “Es para enseñar a Thomas el sitio exacto dónde me quedé sin frenos”. Por supuesto no le dije: “es para mis amigos en España que se van a partir de la risa un buen rato”.

Ahí queda la foto. No os imagináis la bajada.

Unas millas antes, en la carretera de asfalto al aeropuerto, lo que ellos llaman la highway (aunque se parece más a la inventada también “lowway”), un camión delante de mi rezaba así: WE´RE PROUD TO SERVE LIBERIA. Y me sentí de la misma manera.

Hoy he inspeccionado los tejados. Quería ver el problema real. Por qué un tejado es reparado 4 veces y sigue habiendo goteras?. Como aquí, al parecer, no puedes fiarte de nadie (alguno encontraré) pedí una escalera para subir. Teníais que haber visto las caras. “You?” “Yes. I will go up and I´ll see what is going on”. “Well we think…” “You just bring the ladder. That´s all”.

Sé que desde aquí no lo parece. Más arriba no pude hacer la foto. Necesitaba ambas manos.Cuando subí los 4 metros de escalera y vi el estado de la parte superior comprendí hasta que punto me jugaba el pellejo.

Encuentro de nuevo otro punto común. Para que están las mujeres en el mundo?. Para criar, amamantar, cocinar y con un poco de suerte para evangelizar. Por el momento me han visto conducir, cargar las bombonas, empujar el coche, subir al tejado, …esperad, esperad, que me veréis en toda mi salsa…Bueno, también me han visto sentada, sonriendo y jugando con los niños. Dios bendito cómo echo de menos al mío. Te quiero hijo! Si algún día me lees espero me entiendas.

Ahora sé que la chapa del tejado es muy fina y que se levanta fácilmente con el viento (porque hay viento, sobre todo en rainny season que es la mayor parte del año y no hay power en este país, señores de las eólicas!!!!, ). Está mal sujeta a la madera del tejado. Ya puedo llamar a cualquier empresario local que se dedique a estas cosas y decirle qué pasa y que me cuente qué tenemos que hacer. Sencillo verdad? Pues vamos por el quinto arreglo.

Luego vendrá  el agua, el pavimento del suelo, la carretera, la valla, la lavadora, ….uf!. Al menos el coche parece estar ya finiquitado.

Me he propuesto que los niños en la escuela aprendan también español. Les he dicho que les voy a enseñar una palabra cada día. Se saben los números, el abecedario,…en inglés me refiero. Los 5 niños que están ahora mismo son pequeños, entre 4 y 11 años. Siempre que llego están sentados. Tranquilos. Es exquisita la disciplina que Sister Leonora ha impuesto en la escuela. Como exquisitas son también sus sonrisas. Todo el mundo pregunta por ella y la echa de menos. Yo monja no soy pero quiero que sigan sonriendo. Así que os dejo el juego de hoy…..leer más

También te puede interesar