RGPD - Cookies
En Zig Zag Galicia

Intérpretes de papel para mujeres embarazadas inmigrantes

Uno de los pictogramas en francés.
Uno de los pictogramas en francés.

Una ventana abierta al blog personal de José Yuste Frías, profesor de la Universidade de Vigo y miembro del Grupo T&P, Traducción y Paratraducción. Porque la traducción va más allá del lenguaje…

[…] En febrero de 2010 asistimos a la publicación de una serie de pictogramas que pretenden convertirse en «traductores instantáneos» de los que puedan echar mano los profesionales sanitarios (médicos y matronas) que intentan comunicarse con extranjeras embarazadas durante el seguimiento de los procesos de gestación que no entrañan dificultades. […] La publicación de esta serie de pictogramas fue editada en 2009 por la Dirección de Asistencia Sanitaria del Servizo Galego de Saúde de la Consellería de Sanidade.

Vaya por delante mi más sincera felicitación por la iniciativa. Ahora bien, en los tiempos que corren, necesitamos iniciativas que siempre cuenten con los profesionales de la traducción y la interpretación a la hora de llevar a cabo una mediación intercultural auténtica siempre inherente a toda política de inmigración que se precie de traducir e interpretar para el/la extranjero/a. Desgraciadamente asistimos por parte de nuestros gobernantes, a un ejemplo institucional más de la ignorancia supina de la realidad profesional del intérprete en los servicios públicos, también llamado intérprete intercultural o incluso «intérprete comunitario» (falso amigo del francés interprète communautaire).

Tal y como puede comprobarse en la página de derechos del PDF colgado en la web de la Xunta, en la realización de este proyecto de traducción inversa verbo-icónica, financiado por el Ministerio de Sanidad y Política Social del Gobierno de España dentro del Plan de Calidad por el Sistema Nacional de Salud, han colaborado 9 traductores/as y 4 colaboradores/as. Todo un equipo de personas cuyos nombres no mencionaré aquí porque, en primer lugar, supongo que no han sido los responsables últimos de la edición final de sus respectivas traducciones y correspondientes dibujos (que no pictogramas), y, en segundo lugar, porque, como se suele decir, se dice el pecado pero no el pecador. Errare humanum est, pero, tal y como voy a demostrar a continuación con unos cuantos ejemplos, aquí no ha habido ninguna fase de revisión y corrección de los textos redactados en las 9 lenguas [castellano, gallego, rumano, portugués, inglés, francés, árabe, chino y ruso] que se han usado para acompañar a los pictogramas.

Cuatro dibujos-pictogramas de cuatro mujeres embarazadas con rasgos físicos diferentes que intenta para-traducir en portada la diversidad cultural de las mujeres embarazadas inmigrantes. Parece que las instituciones se están dando cuenta, por fin, de que las diferencias lingüísticas y culturales pueden llegar a ser un gran obstáculo en la comunicación cotidiana que los profesionales de la salud deben mantener con pacientes extranjeros/as. La portada de la publicación promete una aproximación a la realidad cotidiana de las acuciantes necesidades de traducción e interpretación en los servicios de atención sanitaria a la población inmigrante. Texto e imagen van a construir entidades iconotextuales para que la embarazada extranjera «entienda bien lo que los profesionales sanitarios intentan comunicarle». Ahora bien, sin intérprete y con la única ayuda de estos pictogramas, ¿cómo «entenderán bien» los profesionales sanitarios lo que la mujer embarazada extranjera intente comunicarles cuando se atreva a responder a sus preguntas?

Veamos y leamos la primera versión presentada en esta publicación de la Xunta de Galicia que no es, como cabría esperar, la versión gallega sino la versión en castellano. Sin entrar a comentar sobre la conveniencia o no del tuteo con el que supuestamente la matrona se dirige a la mujer embarazada inmigrante (en este caso castellano hablante), llama poderosamente la atención en la redacción lingüística la desaparición del signo de interrogación inicial en todas y cada una de las preguntas: ¿calco del gallego? Una cultura ortotipográfica básica de la lengua española por parte de quien hubiese realizado la fase de revisión y corrección de textos habría evitado la incómoda «errata» que parece empeñarse en reproducir, una y otra vez, un anglicismo ortográfico cada día más extendido entre la gente que no sabe escribir.

[…]

Leer la versión completa editada por el autor

También te puede interesar