RGPD - Cookies
Destacados En Zig Zag

Desvelando miradas 4: Ana Pastor o cuando el micro desvela

Una ventana abierta al blog personal de José Yuste Frías, profesor de la Universidade de Vigo y miembro del Grupo T&P, Traducción y Paratraducción. Porque la traducción va más allá del lenguaje…

Esta cuarta entrega de «Desvelando miradas» sigue estando dedicada a la lectura, interpretación y (para)traducción del símbolo del velo islámico, pero, esta vez, el velo no lo lleva una niña, una joven o una mujer inmigrante en España, sino una mujer periodista española en Irán: Ana Pastor. El pasado 15 de marzo de 2011, el paratexto (el velo de Ana Pastor) y no el texto (la entrevista de Ana Pastor a Mahmud Ahmadineyad) se convirtió en noticia. En efecto, la actual directora y presentadora del programa Los Desayunos de TVE, Ana Pastor, se convirtió en noticia no tanto por los contenidos de la magnífica entrevista en exclusiva que había realizado al presidente de Irán, sino porque, el velo que, desde el principio de la entrevista, le cubría sólo la coronilla de la cabeza (y no la cabeza entera), se le fue deslizando al cuello, hacia el final de la entrevista, dejando a la vista lo poco que quedaba por ver de su cabellera.

Este hecho provocó que el nombre de la periodista se convirtiese en trending topic en Twitter, donde los comentarios sobre este hecho, en primer lugar, y la totalidad de la entrevista, en segundo lugar, no pararon de fluir. Una entrevista en la que Ana Pastor preguntó por la seguridad de las centrales nucleares en Irán, por las revueltas en Libia, por la posición de Irán con respecto a la intervención occidental y el futuro de Gadafi, por la falta de libertades en Irán con la prisión que sufren los opositores, por la ejecución de los homosexuales y por las mujeres lapidadas.

El incidente «involuntario» del velo, que se produjo a los 21 min y 05 s de la entrevista (justo en el momento en el que el presidente de Irán afirmaba si Estados Unidos y Europa pueden dar lecciones de democracia tras haber apoyado durante años a las dictaduras árabes), no provocó ninguna reacción en Ahmadineyad pero sí en Ana Pastor quien, en un alarde de profesionalidad periodística y olvidándose totalmente del paratexto del velo pero recordando muy bien (consciente o inconscientemente) el texto ideológico de lo que viene simbolizando para una muy determinada opinión occidental, aprovechó para preguntar al presidente de Irán sobre las ejecuciones a los homosexuales y la lapidación de mujeres que se están llevando a cabo en Irán. La respuesta de Ahmadineyad saliendo por peteneras acusando a los partidos políticos europeos de estar controlados por el sionismo internacional no tiene desperdicio.

Fue en ese momento, a los 24 min y 29 s de la entrevista, cuando Ana Pastor, con «mano izquierda», recogió la punta del velo que se le estaba cayendo del todo para ajustárselo en el hombro izquierdo al mismo tiempo que le recordó a Ahmadineyad lo que Peres dijo en TVE: que el presidente de Irán sería el siguiente en caer «en ese juego de países donde está habiendo tanto cambio». El velo se iba cayendo porque se colocó el micrófono de la periodista justo en la parte derecha de un tejido resbaladizo como es un foulard. Como ya he dicho, quedaba muy poco por desvelar del cabello de Ana Pastor, pero colocar el micrófono en el velo contribuyó a «desvelar» los argumentos sin fundamento de quien no tiene respuestas concretas cuando se le pregunta sobre el respeto de las libertades fundamentales de las personas (mujeres y homosexuales) en su país.

Estamos, una vez más, ante la muestra palpable de la suma importancia de todo lo que puede llegar a paratraducir un paratexto al rodear, acompañar, introducir y presentar el texto de una de las preguntas más importantes de la entrevista. Los símbolos son importantes, pero lo son todavía más los gestos culturales que implican.

Leer la versión completa editada por el autor

 

También te puede interesar