RGPD - Cookies
Destacados

El gobierno japonés advierte que los niños no deben beber agua del grifo

El motivo es que se ha detectado radiactividad en las plantas potabilizadoras de la ciudad, concretamente de yodo y en cantidades que duplican lo que es normal. Según las autoridades tokiotas, se han medido 210 becquerelios, cuando habitualmente esta cantidad no excede los 100, un porcentaje que los responsables sanitarios han recalcado que no son saludables para los niños.

Esta contaminación radiactiva por Yodo afectaría tanto al suministro de Tokio como de otros cinco distritos suburbanos o, lo que es lo mismo, a una población cercana a los 35 millones de personas. Las malas noticias sobre el estado del agua potable de la capital se unen a las que la Agencia de Seguridad Nuclear ha difundido sobre el nivel de radiación en el mar y que, en las cercanías de Fukushima, excede varias veces lo que sería aconsejable y de las de los alimentos que, como acaba de informar la agencia de noticias Kiodo, es mucho más alta de lo recomendado por las autoridades sanitarias en, al menos, 11 clases de hortalizas y verduras y podría afectar también a la leche y sus derivados.

Por este motivo, las autoridades federales estadounidenses han prohibido la importación de alimentos procedentes de Japón, una medida que podría adoptar también la Unión Europea en las próximas horas.


También te puede interesar