RGPD - Cookies
Comarcas Galicia

Aquí los pantalones los llevan ellas

36 años tiene la más joven y 63 la veterana del grupo, todas ellas con un perfil diferente y vidas muy dispares pero con una cosa en común: haber ocupado un puesto de trabajo remunerado que en principio llevaba nombre y apellidos de hombre. Soldadora, recauchutadora, taxista, albañil, carpintera metálica y soldado marine son las profesiones de las seus mujeres que el Concello de O Porriño homenajeará por su experiencia laboral en trabajos tradicionalmente masculinizados con motivo del Día Internacional de la Mujer que se celebra mañana. el acto se celebrará el viernes 11 de marzo a las 20 horas en el Círculo Recreativo Cultural de Porriño con la proyección de su vida en imágenes.

La idea de este acto conmemorativo es visibilizar y concienciar a la sociedad de la necesidad de seguir luchando por la igualdad de derechos entre hombre y mujeres, “para que el sexo no sea un privilegio para unos y un inconveniente para otras”.

Así son ellas…

Ana María Graña es ahora, a sus 42 años, monitora de un curso de pilates pero en 1989, y durante cinco años, las circunstancias de la vida la llevaron a desempeñar la profesión de soldadora, para la cual se formó previamente. Lucía Freiría (40 años) trabajó durante once años exportando pescado, siendo la única mujer de la empresa, circunstancia que se volvió a repetir cuando fue contratada para trabajar en una empresa de recauchutado de ruedas. Mercedes García se ha convertido en la primera mujer taxista de la villa del Louro, profesión que aún continúa ejerciendo a sus 48 años.

La más veterana del grupo es Manuela Fernández que a sus 63 años ejerce de jardinera en el Concello do Porriño, una profesión a la que precedieron la de albañil y limpiadora en tareas de desbroce. Sonia Lorenzo estuvo trabajando durante 13 años en diferentes empresas de carpintería metálica, ahora tiene 41 años y ocupa un puesto en un almacén de una gran cadena de tiendas. Por último, las más joven de las seis elegidas, Penélope Gómez que ejerció de soldado marine en Ferrol durante cuatro años, una profesión que tuvo que abandonar al no ser compatible con su deseo de formar una familia.

También te puede interesar