RGPD - Cookies
Destacados Internacional

El primer minisro israelí hace pasar a sus colaboradores por el detector de mentiras para acabar con las filtraciones de su oficina

netanyahuEl primer ministro israelí no se fía ni de su sombra, por ello ha sometido a sus colaboradores más cercanos a interrogatorios, ha intervenido sus teléfonos e incluso les ha hecho pasar por el detector de mentiras. El objetivo no era otro que descubrir de dónde habían salido las filtraciones de varias informaciones “sensibles” que aparecieron en la prensa.

Los investigados no son dos secretarias y una telefonista sino que Netanyahu ha ido por Uzi Arad, director de la seguridad nacional, Nir Hefetz, su consejero de prensa y Tzvi Hauser, pero ello no ha servido para nada, pues no se ha encontrado al indiscreto funcionario que ha mantenido al corriente de los secretos del primer ministro a los medios de información.

Entre las indiscreciones está una visita a Moscú que Netanyahu quería mantener en secreto, con razón, claro, pues en la misma iba a intentar convencer a Putin de que no vendiese armamento a Siria e Irán, o una conversación con la canciller Merkel que fue publicada por el periódico gratuito Israel Hayom.

Estas acciones han tenido ya sus repercusiones : el director de la seguridad nacional dimitió la semana pasada, lo mismo que otros dos consejeros que acusaron a la mujer del primer ministro, Sarah, de intervenir, con permiso de su marido, en asuntos de estado.

También te puede interesar