RGPD - Cookies
Destacados Vigo al día

Mientras el alcalde, su lugar teniente y la Xunta juegan con el albergue esta noche había gente tumbada en la calle a 4º

Avenidas Montero Ríos Vigo/Tresyuno ComunicaciónEl alcalde tiene ya un emplazamiento para el albergue, pero no le ha dicho a nadie donde es. Ni su concelleira de Benestar conoce el sitio en el que se va a ubicar. Tampoco el teniente de alcalde ha desvelado cuándo y en qué lugar abrirá el centro de acogida de emergencia, ahora que llueve y las temperaturas están más cerca de 0º que de 10.La conselleira de Traballo e Benestar, dejó claro que el edificio de ‘La Gota de leche’, que es propiedad de su departamento, no será el destino, ni provisional, de quienes pasan frío y no tienen un techo. Da igual que esté ya acondicionado, que para ello el gobierno gallego se gastase hace apenas tres años más de 300.000 €, o que llegue una ola gélida de Siberia que trae nieve a menos de 300 metros de altura.

Tampoco es fácil de explicar porqué edificios como el antiguo Hospital de la Cruz Roja, que hasta hace unos meses tenía pacientes y que dispone de habitaciones adecuadas con camas, aseos y un servicio de cocina sigue cerrado para estas personas. O alguno de los varios que hay en la ETEA, la antigua Escuela de Hostelería, quizá uno de los varios pabellones deportivos de la ciudad; hasta el antiguo Rectorado o el mismo edificio Asefal servirían para este apuro,

Calle de la moda Vigo/Tresyuno ComunicaciónPero todo esto no les interesa gran cosa, como ellos no les interesan a estos políticos, a quienes, como esta noche han dormido en la calle a 4º de temperatura. Quieren un saco o una colchoneta y un lugar caliente donde tumbarse y descansar. Punto. El resto es lo que parece: una cantamañanería cínica que nada resuelve a quienes acaban acostados, entre cartones en las galerías de Cortefiel, a las 11 de la noche; a aquellos que duermen a cien metros del Centro Comercial A Laxe, frente al Naútico, a tres pasos de las cafeterías de Montero Ríos y a la misma distancia de un hotel de cuatro estrellas, pasadas las 12; a quien se refugia en la entrada de un comercio de la ‘calle de la moda’ a la 1 o en un cajero de la humanizada Barcelona, a las 2 de la madrugada; a los que se meten en alguna de las casas del Casco Vello, que como amenazaban ruina, se tiraron dos días antes de la procesión del Cristo de la Victoria y que ahora como no hay devotos, autoridades, cámaras de televisión, votantes, al fin, hacen de hogar para media docena de personas, pasadas las 3; ni a aquellos que a las 4 se hacían al un hueco debajo del puente de Bouzas, donde no hay un palmo seco, algo muy de agradecer cuando el termómetro ya marca sólo 3º.

Cortefiel Vigo/Tresyuno ComunicaciónHemos vuelto, en una ciudad con 9.000 pisos vacíos, 50 de los cuales pertenecen al Concello, a aquello de acabar durmiendo bajo un puente, más propio de las Urdes. “Y en enero me quedo sin los 400 € y ya están diciendo que nos quitan el Risga”, se lamenta Paco, al que a los 42 años nadie le contrata como camarero, que es a lo que se dedicaba, porque es demasiado viejo y al que no le importaría nada que alguien se decidiera a hacer algo de una puta vez para que acabase el día metido en una cama y no tapado con cuatro cajas cogidas de la basura.

También te puede interesar