RGPD - Cookies
Galicia

Liropus nos desvelará los secretos más profundos del mar

No necesita tripulación, pesa media tonelada, mide menos de un metro y es capaz de sumergirse hasta 2 kilómetros conectado a un barco por medio de un cable con seis motores. Es Liropus 2000, la nueva adquisición del Instituto Español de Oceanografía, con capacidad para llevar instrumentos de medición y cuatro brazos articulados que, guiados por 6 cámaras, podrán recoger muestras de más de 25 kilos.

Su primera misión será en aguas del Mediterráneo, donde dentro de siete meses bajará al Cap de Creus en la primera inmersión para vigilar diez Áreas Marinas Protegidas. Irá conectado al ‘Sarmiento de Gamboa’, por el momento uno de los pocos barcos que puede operar con el robot a la espera de que salgan los dos nuevos buques el Oceanográfico de fábrica. En total la inversión ha sido de 1,4 millones de euros para poder observar los hábitats en su estado natural de una forma no invasiva.

También te puede interesar