RGPD - Cookies
Cultura

Doce meses desnudos (12 месяцев с журфаком )

 

2011_580[1]Nadezda Zubreva/Moscú

Universitarias en ropa interior. Este es el regalo que ha recibido el primer ministro ruso, Vladimir Putin. Se trata de 9 estudiantes, 2 diplomadas y una adjunta de la facultad de Periodismo de la Universidad Estatal de Moscú, una de las más prestigiosas del país. Cada una de ellas da nombre a un mes y bajo sus fotografías puede leerse, ”Le quiero, es el mejor”. El todopoderoso Putin no podría tener queja, a no ser porque el calendario se ha convertido en un tema muy controvertido en Rusia. .

La polémica ha tocado de lleno a la propia universidad, como pone de manifiesto la diferencia de opiniones entre quienes creen que se trata de una idea fresca y original y los que piensan todo lo contrario. La prueba son Ksenia Selezneva, una de las chicas que posan en el calendario y que ha asegurado “me encanta a Vladimir Putin como político y como hombre, ha mejorado el nivel de vida del país”.

Unas palabras que nada tienen que ver con las de Elena Vartanova, decana de la Facultad de Periodismo, quien ha declarado a una agencia de noticias que las chicas no debieron usar el nombre de la universidad, “podrían haberlo hecho a título personal, no como estudiantes, que es lo que son, no modelos”. Eso sí, la decana ha rechazado tomar medidas disciplinarias contra ellas “¿por qué castigarlas? No es un problema académico, sino de educación, gusto y ética”, ha asegurado la doctora Vartanova

El calendario de estas chicas ha inspirado otros. Estudiantes de la misma facultad lo han imitado, pero de manera menos desenfadada y mucho menos agradable, seguramente, para las autoridades: se fotografiaron vestidas y lejos de felicitar al primer ministro se preguntan “¿Qué ha matado a Anna Politkovskaya?” (la periodista rusa famosa y activista por los derechos humanos) o ”¿Cómo va a influir la inflación en los sobornos?”.

Sin embargo, como era de esperar, el calendario de las chicas desnudas es el que se ha hecho más famoso. Y no es una práctica únicamente de Rusia, sino que antes ya se ha hecho en otros países con fines más nobles como recaudar dinero para obras de caridad, como en el caso de las estudiantes de Oxford , el conocido Oxford Undressed, Charity Calendar. Un ánimo que, según ha asegurado el productor del calendario ruso, Vladimir Tabak, también ha inspirado a estas estudiantes de la Universidad de Moscú que han iniciado un proyecto para pagar el tratamiento contra la leucemia de una compañera, Elena Sadikova

 

También te puede interesar