RGPD - Cookies
Destacados Internacional

Se ‘pelean’ por adjudicarse el milagro del rescate de los mineros

Fénix1

No son ni los técnicos, ni los ingenieros, ni los que han diseñado la cápsula, ni los trabajadores. Los que se ‘pelean’ por apuntarse el tanto del rescate de los 33 mineros chilenos tras casi 70 días a 700 metros de profundidad son los más religiosos: según un informe de The Guardian, adventistas, católicos y evangélicos se adjudican el hecho de haber pedido la intervención divina para mantener con vida a los mineros.

Y no sólo lo dicen a voz en grito, sino que no han tardado en acudir a la mina para repartir su fe: los adventistas enviaron una sonda con 33 biblias de 20 centímetros de alto por 7 de ancho, a pesar de que ninguno de los mineros profesa esta religión. Su pastor asegura que no es coincidencia que la exploración de la prueba haya alcanzado a los hombres atrapados justo cuando él estaba rezando.

Lo que no tienen en cuenta es que el milagro es toda la tecnología que se ha dispuesto para la operación de rescate: la perforadora, las cámaras para el escaneo, la grúa que soporta 230 toneladas de peso, los helicópteros o las cápsulas que los están trayendo de nuevo a la superficie.

Ya son seis los rescatados

Osmán Araya ha sido el último rescatado por el Fénix II. Lo que ya se ha decidido es quién será el último en salir a la superficie, el que se lleve el récord de mayor permanencia a 700 metros de profundidad: será Luis Arzúa, de 54 años, jefe de turno de los mineros de San José y el primero en hablar con el mundo cuando se quedaron atrapados, en decir que estaban perfectamente y a la espera de ser rescatados.

Y su historia es un verdadero ejemplo de superación: el mayor de seis hermanos, tuvo que ayudar a criarlos cuando su padre murió asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet cuando apenas era un niño. Su padrastro también fue asesinado en la caravana de la muerte.

Más: Interrumpen el rescate para reparar la cápsula · Empieza el rescate de los mineros · Javier Bardem podría protagonizar la película · La Escuela de Finanzas de Galicia da becas para sus hijos · Cómo será el rescate y los premios que les esperan

este jefe de turno, oriundo de Vallenar, es igual de importante, o más, que el mismísimo Laurece Golborne, ministro de Minería, y que André Sougarret, el ingeniero de Codelco que ha liderado la operación de rescate. Sin él, el rescate no se hubiera podido llevar a cabo.

El jefe de turno de los mineros de San José, de profesión topógrafo, fue el primero en hablar con el mundo exterior. -«Aló, ¿Con quién hablo?», dijo Golborne. «¿Me escucha?», contestó una voz a más de 650 metros de profundidad. «Lo estamos escuchando todos fuerte y claro. ¿Quién habla?». «Está hablando el jefe de turno, Luis Urzúa. Estamos bien. Esperando que nos rescaten».
El último en salir, el primero en hablar
Las fuentes oficiales ya han confirmado que este ‘héroe de Atacama’ será el último en salir, por lo que se convertirá en el ser humano que más tiempo habrá permanecido bajo la superficie terrestre, un título que, después de 67 días de sufrimiento y alegría, se lo tiene bien merecido. Sin embargo, muy poca gente sabe lo dura que ha sido la vida de este luchador nato.
Persona tranquila, el mayor de seis hermanos, colaboró en la crianza de los más pequeños. Luis fue un sufridor, no tuvo más remedio. Su padre, Luis Urzúa padre, murió asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet cuando él era casi un niño. Pertenecía al Partido Comunista (PC). Su padrastro, Benito Tapia, también fue asesinado por en la caravana de la muerte. Pertenecía al Partido Socialista.
La NASA ha dicho de Luis Urzúa que es un ‘líder natural’
Las autoridades gubernamentales y la agencia espacial estadounidense (NASA) calificaron a Luis Urzúa hijo, atrapado, como ‘líder natural’. «Mi hijo siempre ha sido muy disciplinado, en la casa era el que llevaba la batuta entre sus seis hermanos. Como mi marido murió cuando ellos eran pequeños, Luis ha sido el hombre de la casa, el que me ayudó a criar a sus hermanos y el que siempre puso las reglas», cuenta Nelly Iribarren, madre del ‘héroe de Copiapó’.
«Luis es minero hace 31 años, tiene conocimientos de rescate subterráneo y primeros auxilios, por eso sabíamos que él buscaría alguna forma de salir de ahí. Es más, yo me imaginaba cómo mi negro debía estar dando vueltas por el refugio pasando lista a sus compañeros, racionando la comida y entregándoles labores, porque él es así, mandón, pero ordenado», asegura esta mujer de 78 años, quien no sube al Campamento Esperanza por problemas de salud.
Lo que no cuenta esta buena mujer es el sufrimiento que pasaron ella y sus hijos, incluido el que será el hombre que más tiempo estuvo en las entrañas de La Tierra, si todo sale bien. Del primer padre de Luis Urzúa se sabe poco. Sólo que también se llamaba Luis Urzúa y que desapareció en la dictadura militar del general Augusto Pinochet. Del segundo marido de Nelly Iribarren, madre de Luis, se sabe más.
El asesinato del padrastro de Luis Urzúa
Benito Tapia Tapia, de 32 años, empleado de Cobresal, el padrastro de Luis Urzúa, todo un padre para el minero. Fue dirigente nacional de la Confederación de Trabajadores del Cobre y miembro del Comité Central de las Juventudes Socialistas. El l7 de septiembre de l973 fue detenido y conducido al presidio de Copiapó. Desde allí, al Regimiento de esa ciudad. Ya no vivió más.
Benito fue asesinado por la Caravana de la muerte junto al gerente general de Cobresal, Ricardo Díaz Posada, y junto a Maguindo Castillo Andrade, dirigente sindical al igual que él.
A las nueve de la mañana del miércoles 17 de octubre de 1973, el mayor Carlos Brito del Regimiento Atacama de Copiapó sacó a Ricardo García de la cárcel pública. A las 19:20 de ese día, el sargento Óscar Pastén hizo lo mismo con Benito Tapia y Maguindo Castillo. Los tres fueron conducidos al regimiento.
Del regimiento se fueron al cementerio. «El fusilamiento de García, Castillo y Tapia lo dirigió el teniente Ramón Zúñiga Ormeño, y lo acompañó el subteniente Fernando Castillo Cruz», declaró hace unos pocos años Díaz Araneda ante el juez Juan Guzmán.
Arturo Araya, asistente del médico legista Juan Mendoza, llegó tem

También te puede interesar