Destacados Vigo al día

Tres robos en apenas unas horas en Príncipe, Samil y Travesía

Un hombre arranca dos cadenas de oro a una octogenaria a la que le había pedido dinero para comer; dos hombres entran en As Dornas para robar objetos que vender como chatarra y en la calle Numancia un vecino se presenta en el dormitorio de una pareja amenazándoles con un cuchillo jamonero.

Iba a entrar en el portal de su casa, en la calle López de Neira, cuando un hombre le pidió dinero para comer. Ella, una mujer de 81 años, abrió el bolso para darle unas monedas y él aprovechó el momento para arrancarle dos cadenas de oro que llevaba al cuello y salir corriendo hacia la calle María Auxiliadora.

Ocurrió ayer a plena luz del día, a las 15:18 horas, y cuando los agentes de la Policía Local llegaron al lugar, unos vecinos tenían retenido al ladrón. El hombre, de 34 años, ya ha pasado a disposición judicial.

Intentan esconderse camuflándose en el suelo

El siguiente robo de la jornada se produjo ya a las 02:23 horas de esta madrugada en el restaurante As Dornas de Samil, sin actividad comercial desde hace tiempo. Al ver la puerta forzada, los agentes se encontraron con un porta bultos cargado con elementos de grifería, tubos de plomo, ornamentos y una bandeja de plata preparados para cargar en una furgoneta aparcada al lado del restaurante.

Al inspeccionar el local, la Policía Local se encontró en un bajo cubierta lóbrego a dos personas tumbadas boca abajo intentando pasar desapercibidas para evitar la detención. Los hombres, de 26 y 39 años, confesaron que habían entrado para conseguir objetos metálicos que vender después como chatarra.

Entra mientras duermen y les amenaza con un cuchillo

El último suceso se produjo a la misma hora en el otro extremo de la ciudad, en la calle Numancia. Las víctimas estaban durmiendo cuando un vecino conflictivo rompió el pestillo de la puerta de entrada y entró en el dormitorio amenazándolos con un cuchillo jamonero con mango negro para después marcharse.

Cuando los agentes llamaron a la puerta de la casa del presunto ladrón, de 50 años, salió por la ventana con el cuchillo en la mano y preguntando qué pasaba. Cuando la Policía Local entra en casa observa el cuchillo encima de una alacena y el hombre reconoce los hechos, por lo que es detenido.

También te puede interesar