RGPD - Cookies
Sudáfrica 2010

Alemania fuerza el duelo de titanes

Ya habían reservado plaza en algunos vuelos para regresar mañana a casa, pero un golazo de Özil dejó a Alemania como líder del grupo D, que se medirá en octavos a la Inglaterra de Fabio Capello. El que pase se vería las caras con Argentina.

Alemania cumplió sin alardes en un partido en el que se jugaba la clasificación (0-1). Ghana tuvo la suerte de que el resultado del otro partido del grupo les favoreciera y al final ambos equipos pasan a octavos. Y los africanos salieron al ataque de manera inesperada, a por todas desde el primer momento, pero no les salió bien la táctica: dejaron demasiados espacios a los de Löw y se complicaron la vida.

Se convirtió en un partido frenético, con ataques sin descanso de ambos equipos. Los africanos consiguieron encerrar en su campo durante largos períodos a sus rivales, que salían al contraataque y comprometía a los defensas contrarios en menos que canta un gallo.

El segundo tiempo comenzó con una Alemania muy fuerte, metiendo atrás a los de Rajevac, pero el primer susto lo dio Gyan, fallando solo contra Neuer de una forma similar a la que tuvo Özil en la primera parte. Fue el jugador del Rennes el que dejó en su siguiente acción algunas perlas regateando entre tres jugadores, aunque no pudo terminar llevándose el balón.

El partido estaba calmado, con mucho toque en el mediocampo y muy poco peligro, aunque eran los de Löw los que llevaban la iniciativa, y con el juego en este estado Özil recogió un balón en la frontal del área y se sacó un disparo que se coló por la escuadra, estableciendo el 0-1. Con este resultado, Ghana se echó al ataque, ya que un gol de Serbia clasificaba a los de Antic.

A pesar de los intentos atacantes de la selección africana, sólo consiguieron llegar con claridad en una ocasión, en la que Ayew remató un taconazo excelente de Gyan, pero su disparo rebotó en Lahm y se fue a córner. El banquillo ghanés se enteró del gol de Australia y los ánimos empezaron a calmarse, ya que los de Verbeek necesitaban otros tres más si querían quitarles el puesto. El partido se pausó mucho, el resultado servía a ambos equipos y se fueron relajando. Poco más ocurriría de aquí al final, al final 0-1 y los dos contentos.

También te puede interesar