RGPD - Cookies
Galicia

Los jubilados gallegos pondrán 184 € al año para salir de la crisis

Esta cantidad, que reduce aún más unas pensiones de 720 € al mes, es la misma que gana en hora y media de trabajo cualquiera de los altos directivos de las dos cajas gallegas que acaban de fusionarse.

abuelosEs la cantidad que dejará de percibir cada uno de los 718.166 jubilados que hay en Galicia, según datos del Instituto Nacional de Estadística. A simple vista no es que sea un importe muy alto, pero otra cosa es cuando lo ponemos en relación con lo que cobran los pensionistas gallegos: 720,80 € de media al mes, 156,28 € menos el resto de los españoles y muy lejos de lo que perciben los abuelos vascos, 1.094,02 € mensuales, asturianos, 1.084,43 € o madrileños, 1.052,02 €.

En total, congelando la subida de las pensiones, que para 2011 podría estar alrededor de un 2%, de acuerdo con la evolución del IPC, el Gobierno recaudará por este concepto en Galicia alrededor de 133 millones de euros. Por provincias, el recorte mermará más los ingresos de los jubilados orensanos, que cobran 617,64 € de media al mes, y menos a los pontevedreses que se acercan a los 769 €, una cantidad que en Vigo está algo por encima: 772 €.

Si has sido diputado, la cosa cambia

Claro que una cosa es ser un jubilado normal y otra un jubilado de lujo. Entre aquellos está el 99,99% de la población, es decir, quienes han tenido que cotizar, al menos, 15 años para tener derecho a una pensión o 35 para percibir el 100% de lo cotizado; mientras que estos la forman la élite de quienes han ocupado un escaño en cualquier parlamento: en su caso, basta con cotizar 7 años para recibir el 80% de la pensión máxima, 1.430 € , el doble de la pensión media gallega, o, 12 años, para llegar al 100%, unos 1.790 € mensuales.

El 28% de los gallegos mayores de 65 años, en el umbral de la pobreza

Sin embargo la congelación de las pensiones incide más en lo injusto que es que sean los que menos tienen quienes tengan que pagar esta crisis, basten dos datos: según datos de la Encuesta de Condiciones de Vida en España, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el 17,2% de la población gallega vive en el umbral de la pobreza (tiene unos ingresos mensuales de 491 €), un porcentaje que se eleva hasta el 28% en el caso de los mayores de 65 años; y el segundo: frente a aquel porcentaje, los ejecutivos de las diez grandes empresas gallegas que cotizan en Bolsa se reparten 53 millones y medio de euros cada año.

Lo que ganan los directivos de las cajas en hora y media de trabajo

Por subrayar un dato más cercano a la actualidad, los 9 altos directivos de Caixa Galicia ganaron el año pasado, en total, 4.740.000 €, unos 527.000 € cada uno, cantidad a la que hay que sumar 162.000 € en obligaciones para pensiones y 15.800 € en dietas, en total 704.800 € por cabeza. En el caso de Caixanova, cada uno de sus 11 consejeros cobró 364.000 € más 130.000 en obligaciones para pensiones, tal y como declaró la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, y 490.000 € en dietas, a repartir entre todos.

Los sindicatos han optado por defender a los funcionarios

Pese a estos datos, ninguno de los grandes sindicatos ha decidido convocar una huelga para reclamar que no se congelen las pensiones, sino que el paro del 2 de junio afectará únicamente a las administraciones públicas en las que, cada funcionario dejará de percibir, de media, unos 63 € al mes. Se trata de una cantidad apreciable…o puede que no tanto, teniendo en cuenta que el sueldo medio de un empleado público gallego es, otra vez datos oficiales, de 1.346,12 € mensuales, sueldo que lleva aparejado 22 días hábiles de vacaciones al año a los que habría que sumar otros 2 por convenio y 7 de libre disposición, los famosos ‘moscosos’. Esto en el caso de un empleado público sin antigüedad, si hablamos de uno que lleve 20 años en su puesto de trabajo, que es vitalicio, tendría derecho, cada año, a 31 días de vacaciones, 2 más por convenio y 9 días de libre disposición, en total 41 días.

Esto ya es otra cosa, casi mes y medio de descanso en un sector en el que en 2009, a causa del absentismo laboral, se perdieron 76 horas laborables por trabajador (unos 9 días si consideramos una jornada de 8 horas), frente a las 60 horas que se perdieron en la empresa privada donde el miedo al despido o los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) hicieron descender, según un estudio elaborado por la multinacional Randstad, un 90% el absentismo laboral.

También te puede interesar