RGPD - Cookies
Sin sección

Una explosión visual con el Ballet de la Ópera Nacional de Burdeos

‘Cuatro tendencias’ es lo que traerá al Centro Cultural Caixanova esta noche (20:30 h) el Ballet de la Ópera Nacional de Burdeos, cuatro piezas diferentes dirigidas por coreógrafos de gran prestigio internacional: ‘In the middle somewhat elevated’, de William Forsythe; ‘Les etreintes brisees’ de Claude Brumachon; ‘Annonciation’ de Angelin Preljocaj y ‘Temporary condition’ de Vaclav Kunes. Y aún puedes conseguir una entrada (entre 14 y 26 euros) en la web de Caixanova, llamando al 902 504 500 o en la taquilla antes de la actuación.

La obra de Forsythe es una verdadera explosión visual y sonora donde se enredan danza, música e iluminación con un vocabulario clásico deestructurado al máximo en el que el coreógrafo no para de jugar con dos extremos. Flexibilidad, precisión técnica y musical, fluidez de líneas, energía eléctrica, aceleración y moderación, concentración y relajación son indispensables para bailar esta obra maestra. Por su parte, Brumachon trae una pieza inspirada en el amor cortés y la iconografía medieval con movimientos fluidos de vírgenes que esperanbajo grandes bóvedas con fríos fuegos. Mientras, Preljocaj llega con una coreografía premiada con un Bessie Award en New York, un dúo femenino que relata la intrusión del ángel en el universo íntimo de María en la que se transmite el temor, la duda, la inquietud y la incompresión.

La historia del ballet

A partir del siglo XVIII la danza adquiere en Burdeos una dimensión de prestigio y creatividad que se extenderá durante el siglo romántico. Aunque fiel a este pasado, a partir de los años 90 el Ballet de la Ópera de Burdeos supo abrir su herencia clásica a la modernidad gracias al contacto con numerosos coreógrafos.

Con la llegada de Thierry Fouquet a la dirección de la Ópera Nacional de Burdeos, el bailarín estrella, Charles Jude, fue nombrado director del ballet. De este modo, en 1996 Jude se puso a la cabeza de una compañía de 38 bailarines en la que contaba con la colaboración de Eric Quilleré, maestro de ballet. A partir de ese momento favorece la creación de un repertorio clásico, volviendo a poner en escena los más grandes ballets clásicos, que complementa con otros programas integrados por coreografías de factura contemporánea, ofreciendo a la compañía la posibilidad de acometer otra línea de trabajo.

También te puede interesar